PRETÉRITO PERFECTO COMPUESTO

Deja un comentario

Pretérito perfecto de indicativo: verbos regulares

Practique completando las tablas

 

yo

 

cantar

 

pasear

él/ella, usted

 

estudiar

nosotros/as

hemos ganado

ganar

vosotros/as

 

amar

ellos/as, ustedes

 

llegar

 

 

yo

 

beber

 

comer

él/ella, usted

 

coger

nosotros/as

 

tener

vosotros/as

habéis encendido

encender

ellos/as, ustedes

 

meter

 

 

 

 

yo

he salido

salir

 

vivir

él/ella, usted

 

sentir

nosotros/as

 

parir

vosotros/as

 

pedir

ellos/as, ustedes

 

dormir


TIEMPOS VERBALES

Deja un comentario

Diga el tiempo verbal de la forma de la que está en la segunda columna y escriba el pretérito perfecto simple del mismo verbo.

 

infinitivo

formas verbales

Tiempo verbal

pretérito

perfecto simple

poder

podemos

 

 

amar

amé

 

 

beber

bebéis

 

 

Soñar

habéis soñado

 

 

Repetir

repiten

 

 

Seducir

seducían

 

 

Bailar

bailaste

 

 

Estar

estamos yendo

 

 

Salir

sal

 

 

Estar

he estado

 

 

Ir

fuiste

 

 

Caminar

caminábamos

 

 

Colgar

cuelgo

 

 

Venir

vienen

 

 

Dar

daba

 

 

 

EL VERBO

Deja un comentario

Los verbos son palabras que expresan las acciones que realiza el sujeto a que se refiere una expresión.

Asimismo, el verbo aporta a la oración una referencia temporal, porque según la modalidad en que se presente, en lo que se denomina su conjugación, resultará la ubicación en el tiempo de la acción que el verbo denota.

CLASIFICACIÓN DE LOS VERBOS

Los verbos son susceptibles de ser clasificados según diversos criterios, en los siguientes tipos:

Por su función gramatical.

Verbos intransitivos: son aquellos que expresan una acción que contiene en sí misma un significado completo, sin necesidad de que se haga referencia a algún sustantivo sobre el cual recaiga:

Juan reza.

Verbos transitivos: son aquellos que expresan una acción de tipo genérico, que puede y a menudo requiere ser precisada mediante el aditivo de un complemento sobre el cual ella recae:

Juan mira una vaca. Pedro mira hacia el cielo.

Sin embargo, debe notarse que por lo general, la función transitiva o intransitiva es resultado del uso idiomático que del verbo se haga; y la mayor parte de los verbos pueden funcionar gramaticalmente de una forma o de la otra.

Verbos reflexivos: son aquellos que expresan una acción que necesariamente tiene efecto sobre el mismo sujeto que la ejecuta:

Miguel se rasca.

Verbos recíprocos: son aquellos que expresando una acción reflexiva, requieren para ejecutarse la participación de más de un sujeto, todos los cuales la realizan y al mismo tiempo la reciben:

Mis padres se aman.

Verbos impersonales: son aquellos que expresan acciones que no pueden ser ejecutadas por sujetos personales, sino que constituyen fenómenos de la naturaleza; y que por lo tanto solamente pueden emplearse en infinitivo o en tercera persona del singular:

Primero truena, luego relampaguea, y finalmente comienza a llover.

Por su función verbal.

Verbos principales o nucleares: son los que por sí mismos indican una acción atribuida al sujeto; como en la enorme mayoría de los casos.

Verbos auxiliares: son los verbos haber y ser, que además de tener una significación propia, se emplean conjuntamente con el resto de los verbos, y con ellos mismos, a los efectos de auxiliarlos en su conjugación.

Por la permanencia de su raíz al conjugarse.

Verbos regulares: son los que al conjugarse no modifican su raíz o la desinencia que les corresponde.

Verbos irregulares: son los que tienen modificaciones en su raíz o en la desinencia que les corresponde en algunas formas de su conjugación.

Variaciones de los verbos — Conjugación.

Dada su función gramatical de decisiva importancia, los verbos se ven afectados en su empleo por numerosas variantes en su conformación como vocablos.

Los verbos se individualizan primariamente por una conformación general, que describe un tipo de acción en forma objetiva, y que se designa como su presentación en modo infinitivo, que constituye una especie de individualización propia de cada verbo:

Cantar — Beber — Sufrir.

En función de las variaciones que los afectan en su empleo idiomático, se distingue en el infinitivo de los verbos, la raíz y la terminación.

Esta última comprende las dos letras finales; donde se designa a la vocal como “vocal temática”, que son la ‘A’, la ‘E’ y la ‘I’; porque determinan formas propias de las variaciones que se operan al emplear los verbos regulares; dando lugar a la denominación de “primera”, “segunda” y “tercera” conjugación, correlativamente.

 

 

Número y género del verbo.

Por regla general, el verbo experimenta variaciones de género y de número, en concordancia con el sustantivo que constituye el sujeto que ejecuta la acción.

Sin embargo, existen casos en que no se produce esa concordancia; especialmente cuando se trata de las formas invariables del verbo, (el infinitivo y el gerundio); de verbos impersonales; o de expresiones en que no cabe el singular porque el sujeto es necesariamente plural (por ejemplo: “Eso que se ve, son nubarrones”).

Conjugación.

Las principales y más importantes variaciones que experimenta el verbo en su empleo, son aquellas determinadas por la expresión del tiempo en que se ubica y la forma en que se realiza la acción que el verbo indica como cumplida por el sujeto.

Se denomina conjugación al sistema ordenado de las variaciones que se operan en el verbo, para determinar su adecuación a los diversos tiempos; dentro de lo cual caben aquellas variaciones que son indicativas de la forma en que se realiza la acción del verbo, que se denominan modos del verbo.

En ese sentido, los tiempos verbales fundamentales son:

El pasado; es decir, lo ocurrido antes de ahora.

El presente, es decir lo que está ocurriendo actualmente.

El futuro, que tendrá lugar después de ahora.

Los modos verbales, introducen en la expresión de la acción del verbo diversos componentes que afectan la forma de su realización:

El modo Indicativo: es aquel en que la expresión verbal se limita a indicar la realización de la acción del verbo como manifestación de una realidad.

El modo Subjuntivo: es aquel en que la expresión verbal se efectúa de alguna manera subjetivada, referida a una situación hipotética o de posibilidad mentalmente representada, pero no necesariamente ocurrente en la realidad.

El modo Imperativo: es aquel en que la expresión verbal de la acción es realizada bajo la forma de una orden, mandato o pedido.

Los tiempos se clasifican, por una parte, en absolutos y relativos; según que la acción que expresan tengan o no una ubicación relativa con otra que puede haber tenido o podrá tener lugar a su vez antes o después de ella y es tomada como referencia.

También se distinguen los tiempos perfectos o imperfectos, indefinidos, simples o compuestos; lo cual varía en consonancia con los modos en que se aplican.

Tiempos del modo indicativo.

El modo indicativo es aquel en el cual la referencia de tiempo respecto del presente, del pasado o del futuro, está expresada en relación al momento mismo en que esa expresión tiene lugar; por lo cual, el presente verbal coincide con el tiempo actual de la oración.

Los tiempos que integran la conjugación verbal del modo indicativo son:

EL PRESENTE

Como tiempo absoluto, expresa la idea de que la acción indicada por el verbo, ocurre en el mismo momento: Juan come un trozo de pan.

Idiomáticamente, el verbo expresado en presente puede tener, no obstante, diversas modalidades:

El presente actual: que es la modalidad más propia del empleo del tiempo presente de indicativo; aquella en que precisamente la acción que el verbo expresa se ejecuta en una forma absolutamente contemporánea con el momento en que ello se enuncia: Yo estoy buscando unas anotaciones que hice ayer en la clase.

El presente habitual: es una modalidad en que el empleo del verbo conjugado en presente de indicativo hace referencia a una acción que tiene carácter frecuente, con una frecuencia ya sea regular o no, pero que ha ocurrido antes y ocurrirá después, y que en el momento actual en que se habla puede estar ocurriendo, o no: Yo corro todas las mañanas.

El presente histórico: Se emplea en referencia a hechos indudablemente pasados, por lo cual no puede caber duda en cuanto a eso, cuando el empleo del presente confiere una especial fuerza a su expresión: Artigas presenta a la Asamblea sus Instrucciones en el Año XIII.

El presente de mandato: se emplea con un sentido de imperativo: En cuanto salgas de clase, vas a buscar a tu hermano.

El presente con sentido de futuro: Expresa una acción que, siendo futura, tiene una certeza total para el que la enuncia: La semana próxima compro la casa.

El presente atemporal: se emplea para enunciar circunstancias que no tienen carácter temporal, y por tanto son permanentes: En el triángulo equilátero, todos los ángulos son iguales.

El pretérito, como se designa a los tiempos del pasado en indicativo, siendo un tiempo relativo, puede tener diversas modalidades de relatividad:

EL PRETÉRITO IMPERFECTO

En el cual la acción es pasada, y no se tiene en cuenta cuándo empezó ni cuándo terminó; de modo que abarca un amplio período temporal; y si queda referida a otra acción también pasada, ambas ocurrieron conjuntamente:

Fernando venía a visitarme frecuentemente.

Cuando Pedro llegaba a su casa, las campanas de la torre de la Catedral estaban tocando las cinco de la tarde.

EL PRETÉRITO PERFECTO

Es una forma de pasado absoluto, en que se expresa algo que habiendo sucedido en una referencia temporal todavía en curso, de todos modos ya ha ocurrido definitivamente, aunque podría volver a repetirse:

El Presidente ha hablado con los periodistas.

Cuando no existe una referencia temporal explícita, de todos modos se hace referencia a una acción recientemente ocurrida:

Ha habido un accidente en la Avenida central del parque.

EL PRETÉRITO PERFECTO SIMPLE

Tiene un carácter de pasado absoluto e irrepetible; pero no se vincula con una referencia temporal determinada, o se emplea para hechos ocurridos en un pasado bastante lejano:

Fernando llegó de Brasil esta mañana.

Cuando estuve en Brasil, conocí Río de Janeiro.

En el uso del idioma español en los países de América, es muy corriente que este tiempo sustituya al pretérito perfecto, el cual es muy raramente empleado; no así en el habla corriente en España: Hoy vi a Joaquín; en vez de Hoy he visto a Joaquín.

EL PRETÉRITO ANTERIOR

Expresa un hecho pasado anterior a otro también pasado, de modo que la acción resulta subordinada a otra:

El tren partió en cuanto hube ascendido a él.

EL PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO

Enuncia un hecho pasado anterior a otro también pasado:

Cuando llegué a la Estación, el tren había partido.

EL FUTURO

Enuncia una acción que ocurrirá posteriormente; teniendo una forma absoluta y otra relativa:

EL FUTURO IMPERFECTO

Es la versión absoluta, en la cual la acción ocurrirá en el futuro con independencia de cualquier otra:

Aprobaré mis exámenes.

EL FUTURO PERFECTO

Indica una acción futura en forma relativa a otra que siendo futura, habrá ocurrido antes:

Cuando llegue mi padre habré lavado el auto.

EL CONDICIONAL SIMPLE

También denominado imperfecto, es un tiempo que expresa la acción como una probabilidad tanto del presente, como del pasado y como del futuro:

Lo repararía ahora mismo, si tuviera aquí las herramientas necesarias.

Cuando sonó el teléfono, serían las catorce horas.

No me asombraría que mañana llueva.

EL CONDICIONAL COMPUESTO

Es un tiempo relativo, en el cual se expresa una acción posible o eventual, cuya realización quedó condicionada a otra ya ocurrida:

Lo habría reparado ahí mismo, si hubiera tenido las herramientas necesarias.

No me habría asombrado si hubiera llovido.

 

Tiempos del modo subjuntivo.

El modo subjuntivo se caracteriza porque la acción del verbo que se conjuga, no se expresa como existente o a existir efectivamente en la realidad, por sí misma; sino que se la expone como subordinada a otra, pero en forma incierta, ya sea que la incertidumbre provenga de una circunstancia dudosa, de una circunstancia posible, o de una circunstancia deseada. En consecuencia, si bien la acción expresada en la conjugación en modo subjuntivo participa de una referencia temporal pasada, presente o futura; tiene una existencia azarosa o aleatoria, contingente, dependiente de otras. Por ello, todos sus tiempos son relativos.

Los tiempos que integran la conjugación verbal del modo subjuntivo son:

EL PRESENTE

Siendo un tiempo relativo, expresa una acción que si bien puede ser que ocurra en el presente, también podría ocurrir en el futuro:

Me preocupa que los invitados lleguen antes de lo previsto.

El pretérito siendo un tiempo relativo, puede tener diversas modalidades de relatividad:

EL PRETÉRITO IMPERFECTO DE SUBJUNTIVO

Tiene un sentido similar al presente en cuanto a que la acción puede ser tanto pasada como presente; pero además la acción dudosa podría ser futura:

Me agradaría que amaras la poesía.

EL PRETÉRITO PERFECTO

Si bien es relativo en cuanto la acción conjugada sigue dependiendo de otra, tiene un sentido perfectivo, tanto en referencia al pasado como al futuro:

Confío en que haya terminado mi informe antes de esta noche.

EL PRETÉRITO PLUSCUAMPERFECTO

Enuncia una acción totalmente realizada en un tiempo plenamente pasado: No pensé que hubieras viajado al Brasil.

EL FUTURO

Es una forma de conjugación muy poco usual en el habla cotidiana, cuyo empleo ha quedado idiomáticamente reservado a expresiones literarias o al lenguaje forense, utilizado en documentos de índole jurídica o judicial. Tiene una forma imperfecta y otra perfecta, ambas expresivas de una acción que siendo futura es eventual.

En el futuro imperfecto de subjuntivo la acción futura eventual es totalmente incierta: Donde fueres, haz como vieres.

En el futuro perfecto de subjuntivo la acción futura tiene un menor grado de incertidumbre, no en cuanto a su realización sino en cuanto a su momento:

Cuando hubieres llegado, no dejes de darle mi pésame.

FORMAS DEL MODO IMPERATIVO.

Las formas de la conjugación verbal del modo imperativo son:

EL PRESENTE

Es el único tiempo de este modo, y debido a que su contenido es mandatorio hacia otra persona, solamente puede emplearse en las personas segunda y tercera del singular y del plural, aunque cabe también la primera del plural porque involucra a otros además del hablante; pero en realidad, como forma verbal propia, solamente tiene las segundas personas, empleándose como tercera una forma del presente del subjuntivo.

Una característica de este modo, es que el pronombre o sujeto se expresa luego de la forma verbal:

Ama (tú) a tu Patria – Póngase (él, Ud.) de pie – Subamos (nosotros) de una buena vez al autobús – Escuchad (vosotros) al orador – Viajen (ellos) al Brasil.

VOZ ACTIVA Y VOZ PASIVA

La voz es una modalidad de la expresión de un verbo dentro de una oración, que indica cual es la relación del sujeto de esa oración respecto de la acción expresada por ese verbo.

En tal sentido, el verbo se expresa en voz activa cuando la acción enunciada por el verbo es ejecutada por el mismo sujeto:

Juan ha ido a la playa.

En caso de la voz pasiva el sujeto de la oración no es el agente sino el receptor de la acción enunciada por el verbo:

Juan es perseguido por las mujeres.

 

FORMAS VERBALES IMPERSONALES

Las formas verbales impersonales, corresponden a variaciones no conjugadas de los verbos, pero que cumplen cada una de ellas una función propia, indispensable para su empleo idiomático:

El infinitivo: es la forma no conjugada del verbo que describe la acción básica y le atribuye identidad.

Además de ese sentido como forma verbal, el infinitivo de los verbos puede asumir una función de sustantivo, situación en la cual adquiere los caracteres de los sustantivos, como tener género y número, operar como sujeto, etc.:

El cantar de los cantares.

El buen beber.

Le bastó mirar.

El gerundio: es una forma del verbo que indica que la acción está transcurriendo, y eventualmente la duración de ese transcurso:

Contemplando, cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando

El participio: es una forma verbal que expresa e identifica la acción propia indicada por el verbo, en las formas de conjugación que constituyen tiempos compuestos, empleando verbos auxiliares:

La vela se ha consumido.

El pescado ya está frito.

La denominación de participio, obedece a que participa de las funciones de verbo y de adjetivo; y en esta última recibe las concordancias que corresponden a los sustantivos que adjetiva:

El libro forrado.

Las papas fritas.

Numerosos verbos tienen dos formas de participio, en cuyo caso uno se designa como participio regular y el otro como irregular. En tales casos, el participio regular es el que se emplea en las funciones verbales de conjugación de los tiempos compuestos (excepto en los verbos freír, imprimir y proveer que emplean el participio irregular frito, impreso y provisto); y el participio irregular se emplea en la función adjetiva.

EJERCICIOS

 

1. Construya una frase con los verbos siguientes, en presente, en pasado y en futuro: nadar, convencer, bucear, huir, caminar, deshacer, volver, beber, decir, pensar, dormir, sobresalir, saltar, partir, llegar, entrar.

 

2. Sustituya el infinitivo por la forma verbal oportuna:

 

 

Si no estar cansado, ahora mismo me ir contigo.

__________________________________________________________________.

 

Nadie que visitar esta ciudad poder salir aburrido.

__________________________________________________________________.

 

Los que no tener un gran diccionario, deber comprar uno.

__________________________________________________________________.

 

Estar en mi habitación cuando dar golpes a al puerta.

__________________________________________________________________.

 

3. Complete el cuadro:

 

 

VERBO

PERSONA

NÚMERO

TIEMPO

MODO

CONJUGACIÓN

Salieron

Tercera

Plural

Pretérito perfecto simple

Indicativo

tercera

Cambiábamos

 

 

 

 

 

Relaté

 

 

 

 

 

Probasteis

 

 

 

 

 

Caminaste

 

 

 

 

 

Surgías

 

 

 

 

 

Llevaron

 

 

 

 

 

Regularé

 

 

 

 

 

Construíais

 

 

 

 

 

Castigamos

 

 

 

 

 

Educaréis

 

 

 

 

 

Examinaste

 

 

 

 

 

Pasas

 

 

 

 

 

Dejáis

 

 

 

 

 

Reparten

 

 

 

 

 

Tocábamos

 

 

 

 

 

Temimos

 

 

 

 

 

Tememos

 

 

 

 

 

Comerás

 

 

 

 

 

Comimos

 

 

 

 

 

Comemos

 

 

 

 

 

Corrieron

 

 

 

 

 

Saltasteis

 

 

 

 

 

 

CARTA DEL GRAN JEFE INDIO AL PRESIDENTE DE USA

Deja un comentario

“CARTA DEL JEFE SEATTLE (1854)”

 

El Gran Jefe de Washington manda decir que desea comprar nuestras tierras. El Gran Jefe también nos envía palabras de amistad y buena voluntad. Apreciamos esta gentileza porque sabemos que poca falta le hace, en cambio, nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta, pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego y tomarse nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington podrá confiar en lo que dice el Jefe Seattle con la misma certeza con que nuestros hermanos blancos podrán confiar en la vuelta de las estaciones. Mis palabras son inmutables como las estrellas.

 

"¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, o el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrán ustedes comprarlos? Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los oscuros bosques, cada colina y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

 

Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas; en cambio los nuestros no olvidan su tierra, puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra, y asimismo, ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia. El Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, dice que nos reservará un lugar en el que podamos vivir confortablemente entre nosotros. Él se convertirá en nuestro padre y nosotros en sus hijos. Por ello, consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros. El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mis padres, los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los son suyos, y por tanto deben tratarles con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

 

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. Él no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Les roba la tierra a sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de valores. Su apetito devorará la tierra dejando atrás solo un desierto.

 

No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.

 

No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá también esto sea porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido solo parece insultar nuestros oídos y después de todo, ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solidario de la lechuza ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pino. El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento, la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días, es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco puede saborear el viento perfumado por las flores de las praderas.

 

Por ello, consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré una condición: el hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

 

Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una maquina humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir.

 

¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual: porque lo que le suceda a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado.

 

Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra esta enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla.

 

Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra les ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo se escupen a sí mismos.

 

Esto sabemos: La tierra no pertenece al hombre: el hombre pertenece a la tierra. Todo va enlazado.

 

Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado.

 

Todo lo que le ocurra a la tierra, les ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es un solo hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo.

 

Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, no queda exento del destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día; nuestro Dios es el mismo Dios.

 

Ustedes pueden pensar ahora que Él les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. Él es el Dios de los hombres y su compasión se comparte igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor indiscutible para Él y si se dañara se provocaría la ira del Creador.

 

También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus.

Contaminarán sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos.

 

Pero ustedes caminarán hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza de Dios que los trajo a esta tierra y que, por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde esta el águila? Desapareció.

 

Termina la vida y empieza la supervivencia.

 

Jefe Seattle.

EJERCICIOS VERBALES

Deja un comentario

¿Qué verbo pondría en los espacios?


Me parece que ___________ una equivocación.
Pues a mí no me parece que ________________ ninguna equivocación.
Pues sí. Yo creo que nos ______________ los datos incorrectos.
Dudo que (ellos) nos ________________ la información incorrecta. Son personas fiables.

Han enviado – hayan enviado – ha habido – haya habido

 

Tengo que venir el sábado a trabajar. ¡Ojalá no ________________ que venir!
Si yo ________________ en tu lugar, le diría al jefe que no puedo.
No puedo hacer eso. Me pidió que ________________ en su lugar.

Estuviera – viniera – tuviera

 

Cómo quisiera que no ________________ tantas reuniones. ¡Hay demasiadas!
Yo también, pero al jefe le gusta que _______________ reuniones.
Sí, ya sé, hay que _______________ porque él es el jefe. Estoy harto de obedecer.
Por cierto, (él) me dijo que _______________ una reunión esta tarde. ¿Lo sabías?

Obedecer – hubiera – había – haya


No sé si quedarme aquí o volver a mi país cuando me ________________.
Todavía te falta ____________ para tu jubilación. ¿Por qué piensas en eso?
No quiero que me ________________ lo que le ocurrió al Sr. Díaz.

¿Qué le ________?
Dijo que se quedaría aquí cuando se ________________, y así lo hizo.
Hizo _______, ¿no?
No, porque cuando se ________________, se deprimió mucho y se enfermó.
Ah, mira tú, yo no __________ eso. ¡Pobre hombre!

Ocurra – sabía – jubile – mucho – jubilara – bien – ocurrió – jubiló

PRESENTE DE INDICATIVO

Deja un comentario

Completa las frases con los verbos entre paréntesis en presente de indicativo:

 

Yo (traducir) ___________ del inglés al español. Así que cuenta conmigo.

 

Por favor, ¿me puede traer otra botella de agua? Sí, ahora mismo se la (traer)   ___________.

 

¿Conoces a alguien que traduzca del español al sueco? No, lo siento, no (conocer) ___________ a nadie.

 

Este mes (sustituir, yo) ___________ a Dolores, está de baja por enfermedad.

 

¿Tú sabes cómo se hace este ejercicio de matemáticas? Ven, que te lo (hacer) ___________ yo.

 

Siempre (decir) ___________ la verdad cuando me preguntan algo. No soy mentiroso. No te creo, seguro que (decir) ___________ alguna mentira piadosa.

 

Cuando voy al mar de vacaciones (construir) ___________ castillos de arena en la playa.

 

Este año (querer, yo) ___________ empezar a estudiar alemán.

 

Si no (entender, ustedes) ___________ algo, pregunten.

 

Cuando vamos a un restaurante, siempre (elegir, yo) ___________ yo el menú.

 

No (saber, yo) ___________ a qué hora empieza la reunión. A las nueve, creo.

 

IMPERATIVO AFIRMATIVO

Deja un comentario

Pedir permiso. Responde a las preguntas usando el imperativo afirmativo singular y el pronombre objeto directo correspondiente.

 

¿Puedo abrir la ventana?  Es que el ambiente está muy  cargado

Sí, sí  (abrir, tú, las ventanas)  ábrelas

 

¿Puedo tomar el diccionario?

Sí, claro (tomar, tú, el diccionario) ____________.

 

¿Puedo encender la luz?  Es que no se ve casi nada.

Sí, sí (encender, tú, la luz) ____________.

 

¿Puedo tirar estos periódicos?

A ver… Sí (tirar, tú, los periódicos) ____________.

 

¿Puede hacer una llamada?  Es que me he dejado el móvil en casa

Sí, claro (hacer, tú, la llamada) ____________.

 

Older Entries Newer Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.859 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: