LAS DIFERENCIAS

Deja un comentario

Todos somos únicos. Nuestra individualidad no sólo existe en nuestras huellas digitales o labiales, nuestra individualidad, que es lo que hace la diferencia entre unos y otros, son mucho más profundas, están en el fondo de nuestro cerebro y también en nuestro corazón.

Y esas diferencias son tan hermosas, pues nos permiten además tener nuestra propia singularidad; compartir e interrelacionarnos con los otros compartiendo nuestras características; entregando y recibiendo emociones, sensaciones, valores, conocimientos.

Todo eso hace que la vida sea hermosa, pues en cada relación, aún transitoria, con todos aquellos con los cuales nos relacionamos como el chofer del bus, el policía de la esquina, el vendedor de pan, el recolector de basura, el vendedor de gasolina y tantos otros, nos permiten conocer siempre y cada vez, algo nuevo, incluso de nuestra propia existencia, de nuestros propios sentimientos y sabidurías.

Y eso tiene siempre una proporción de reciprocidad, que muchas veces ni siquiera notamos, puesto que así como recibimos, también y sin darnos cuenta, estamos entregando algo, que cada uno según sus propias sabidurías, tomará o se apropiará de aquello y usará consciente o inconscientemente.

Esas, podríamos llamar de diferencias naturales y necesarias (espero no estar contradiciendo alguna teoría de algún importante filosofo, sociólogo o sicólogo), son la razón de la vida misma.

Hasta ahí, creo, está todo bien.

Sólo que falta la otra parte, las otras diferencias, las que hacen que la vida sea terrible para muchos. Incluso para aquellos que, podríamos decir, tienen diferencias positivas a su favor.

Claro, el problema aparece cuando nos encontramos con esas otras diferencias, aquellas creadas (“a imagen y semejanza del hombre”), por el propio hombre.

Y esas diferencias tienen una particularidad muy importante, que es condición casi “sine qua non”, de ellas mismas, la de dividir.

¿Y cuáles son esas diferencias?

Como ya decíamos, las creadas por el hombre. Divididas en dos grupos; uno en el que están las intangibles, no por eso menos trágicas en sus consecuencias; como: envidia, odio, usura, codicia y otras muchas. En el otro grupo están aquellas que son tangibles, especialmente en sus resultados, como: poder, dinero, explotación, esclavitud y muchas otras. Podemos incluir aquí las enfermedades, incurables para los pobres, como la diarrea, el resfriado y hasta los dolores de cabeza.

Luego, aún pareciendo trágico, no lo es tanto, ya que como dicen por ahí, el hombre es un animal de costumbres, y así el esclavo no desea dejar de serlo y el que vive en la calle no quiere dejar “su casa”. Podríamos decir que esta última forma de ver las diferencias es casi poética; porque en la realidad, esas diferencias son también las que causan mucho dolor, y son también las que crean o nos muestran otras diferencias. Son aquellas que nos hacen sentir menos que los otros, que por ahí dicen que afecta a los jóvenes, mas creo que afecta todos.

Y así los hombres y mujeres nos pasamos la vida mirando y hablando de nuestras diferencias con los otros. Yo soy rubio y tú negro; yo soy rico y tú pobre; claro que también desde el otro lado: yo soy negro y tú rubio; yo soy pobre y tú rico. Y las diferencias suman y siguen: yo soy alto y tú bajo; mi papá es empleado y el tuyo obrero; mi país tiene mejor IDH que el tuyo; en mi país hay menos corrupción que en el tuyo.

Pero los hombres, que son muy inteligentes y tienen buenas respuestas para todo, solucionaron ya el problema.

¿Cómo?

La Declaración Universal de los Derechos Humanos dice: Los hombres nacen iguales en dignidad y derechos. ¿..?

La constitución de tu país dice (con seguridad, son todas iguales): Todos son iguales ante la ley; sin distinción de cualquier naturaleza. ¿…?

Eso es todo. Habiendo solucionado el problema de las diferencias, ya no queda nada más por escribir.

 

INFORMACIÓN SOBRE LA LENGUA ESPAÑOLA

Deja un comentario

El español es, después del chino y el inglés, la lengua más hablada de todo el mundo. Es la primera lengua más hablada en América, aunque encontramos hablantes de español en Estados Unidos, Filipina y hasta en África.

Se habla en:

El español, como las demás lenguas romances, deriva del latín; se considera que el castellano es la forma más pura del español.

Estadísticas:

México

105.000.000

Colombia

42.000.000

Argentina

39.000.000

España

40.000.000

Estados Unidos

22.500.000

Venezuela

25.000.000

Perú

27.500.000

Chile

16.000.000

Cuba

11.000.000

Ecuador

13.000.000

República Dominicana

8.800.000

El Salvador

6.500.000

Honduras

6.800.000

Guatemala

14.200.000

Nicaragua

5.300.000

Bolivia

8.700.000

Costa Rica

4.000.000

Uruguay

3.400.000

Puerto Rico

3.700.000

Panamá

3.000.000

Filipinas

1.500.000

Alemania

150.000

Paraguay

6.000.000

Israel

60.000

Andorra

69.000

Canadá

27.000

Marruecos

32.000

Guinea Ecuatorial

50.000

Jamaica

8.000

Noruega

6.500

Islas Vírgenes

5.000

Aproximadamente 5,8% de las personas que usan internet hablan español, es la 4º lengua más usada por la comunidad internauta, por detrás del inglés (51,3%), japonés (8,1%) y alemán (5,9%). El chino con una 5,4% y el francés 3,9% ocupan los siguientes puestos.

 

DIEZ CONSEJOS PARA HABLAR Y ESCRIBIR BIEN EN ESPAÑOL

Deja un comentario

www.elconfidencial.com

 

El diccionario de la Real Academia Española define el lenguaje como un “conjunto de sonidos articulados con que el hombre manifiesta lo que piensa o siente”. No cabe duda de que el español cumple su cometido. Tal como señala Florentino Paredes García, profesor del departamento de filología de la Universidad de Alcalá de Henares, el español “nos sirve a todos para comunicarnos, y nos sirve adecuadamente”. Pero, ¿hablamos todos un español correcto? “No podemos decir que es descuidado”, apunta Paredes, “pero, como todas las cosas, es susceptible de mejora”.

Con la idea de ayudar a los hispanohablantes a escribir y hablar correctamente el español, el Instituto Cervantes ha impulsado la elaboración de El libro del español correcto (Espasa), un manual que pretende definir cómo debe ser el español de la norma culta. El profesor Paredes ha coordinado su edición y ha atendido a El Confidencial para explicarnos cuáles son los errores que cometemos con más frecuencia en el lenguaje hablado y escrito. Errores que, como señala el filólogo, “son muy comunes y tienen mucha visibilidad, pues aparecen en los medios de comunicación y las escuelas, instituciones que deberían servir como referencia, pero incurren en numerosas faltas que acaban extendiéndose entre toda la población.

Lo cierto es que el lenguaje está evolucionando más rápido que nunca, y lo que hoy no es correcto puede serlo mañana. Esto de por sí no es necesariamente malo, pero hay determinados usos que deberían evitarse, pues llevan al idioma a empobrecerse y perder matices que son útiles en nuestro día a día. En opinión de Paredes, “el español que quiera hablar correctamente tiene que conocer la norma, la convención, aunque después decida saltársela”. Y hay errores que un hablante culto debería evitar a toda costa. Estos son los diez que, según Paredes, están más extendidos y son más relevantes.

1. Ambigüedad

Para Paredes la ambigüedad es uno de los errores más graves que cometemos en el lenguaje hablado y escrito. Se da cuando “no expresamos con claridad lo que queremos trasmitir”. Cuando hablamos, este tipo de errores se pueden corregir en el trascurso de la propia conversación, pero cuando escribimos es mucho más difícil evitar confusiones.

La ambigüedad puede surgir de muchas formas, por ejemplo, cuando utilizamos incorrectamente los signos de puntuación (“lo haré como había prometido” no es lo mismo que “lo haré, como había prometido”) o cuando colocamos mal los complementos (“Se alquila habitación para estudiantes de 15 metros” no es lo mismo que “se alquila habitación de 15 metros para estudiantes”).

Otra gran fuente de ambigüedad es la tendencia reciente a sustituir verbos por nombres. Se trata de un error que comete la prensa de manera habitual, con expresiones del tipo “la elección del nuevo ministro”, que, según explica Paredes, “no sabemos bien a qué se refieren”.

2. Pobreza léxica

Paredes asegura que el uso de “palabras insípidas” está muy extendido y hace que el idioma se empobrezca. Quizás por comodidad, se abusa de verbos como “hacer”, “dar” o “decir”, que son demasiado simples. No es lo mismo “dar lástima” que “inspirar lástima”, ni “dar golpes” que “propinar golpes”.

Ocurre lo mismo con determinados adjetivos como “bueno”, que se usa para todo, y con fórmulas cansinas del tipo “antiguas pesetas”, “apretada agenda” o “cómodos plazos”, construcciones que quizás eran acertadas el día que se inventaron, pero que han acabado convirtiéndose en lugares comunes, que es preferible evitar.

3. Tender a utilizar palabras muy largas

Parece que usar palabras largas es mejor”, comenta Paredes, “pero no es cierto. Tenemos que aprender a reducir los textos usando palabras más breves”. En opinión del profesor, abusamos con frecuencia de los archisílabos, utilizando palabras como “incondicionalidad”, y usamos construcciones rimbombantes que no aportan nada, como cuando decimos “en el día de hoy”, en vez de limitarnos a usar “hoy”, que dice exactamente lo mismo.

4. Errores de puntuación

Paredes es claro al respecto: Son innumerables los textos mal puntuados, y en Internet son legión”. El profesor reconoce que “es difícil puntuar bien”, pero insiste en que debemos hacer un esfuerzo por hacerlo correctamente. Los signos de puntuación son decisivos para dar sentido al lenguaje escrito, pues sirven para aclarar lo que queremos decir. No es lo mismo escribir “si necesitas algo pídemelo por favor” que “si necesitas algo pídemelo, por favor”.

La gente cree que la puntuación tiene muy poca importancia, pero no es verdad, señala Paredes. El profesor lamenta, además, el arrinconamiento del punto y coma, un signo que da riqueza al idioma, pero se usa cada vez menos, quizás por la influencia del inglés. “Pasa lo mismo con la apertura de la interrogación”, comenta Paredes, “es un aspecto distintivo del español que merece la pena seguir utilizando”.

5. Errores de entonación

Los errores en la entonación se cometen cuando, en el lenguaje hablado, acentuamos una palabra en una sílaba inapropiada. “A veces, como intento por destacar”, señala Paredes, “se pronuncian palabras átonas como tónicas. No se intenta remarcar nada, sino entonar distinto solo por el afán de ser distinto, o pretender ser distinto. La entonación tiene una función clarísima, contribuir a la interpretación de la oración, de las ideas que queremos trasmitir. Si cambiamos la entonación, y ponemos acentos donde no corresponde, el que nos escucha tendrá más dificultad para entender lo que decimos”.

6. Errores de sintaxis

Los errores de sintaxis más comunes tienen que ver con el uso incorrecto de las preposiciones. Tal como señala Paredes, muchos verbos deben ir acompañados obligatoriamente de una preposición concreta, y cambiarla por otra lleva a que realicemos una construcción inadecuada. Los fallos más comunes son el dequeísmo y el queísmo, que se comenten cuando utilizamos la preposición “de” antes de “que” cuando no se necesita, o la eliminamos cuando sí es necesaria.

7. Impropiedades del lenguaje

Para Paredes este es un “problema serio”, pues se trata de uno de los errores más extendidos y menos conocidos por la población general. Se da cuando utilizamos una palabra dándole un significado que no le corresponde. La realidad es que, como apunta Paredes, “solo tenemos una idea aproximada de lo que quiere decir una palabra, y no conocemos el significado exacto”. Esto ha conducido a que algunas palabras hayan perdido su significado original. Es el caso de “incidente”, que sólo debería utilizarse para referirse a una pelea o una riña, pero se usa para referirse a cualquier contratiempo, o “inaudito”, que se usa como sinónimo de “insólito”, pero, en realidad, se refiere a algo “nunca oído” o “monstruoso”.

Este error es una fuente constante de discusiones entre filólogos y lingüistas. Al fin y al cabo, ¿quién decide lo que significa cada palabra? Las palabras evolucionan con el tiempo, y con ellas su significado. Al final son los hablantes los que acaban imponiendo uno u otro significado, en función del uso que le dan a cada palabra. ¿Cuándo se convierte en norma lo que se usa de manera global? Paredes es tajante: “Cuando lo recoge el diccionario, que es el instrumento que nos hemos dado para ratificar la validez de algo”.

8. Extranjerismos inapropiados

La influencia del inglés, ya sea, como señala Paredes, “por desidia o por malas traducciones”, ha hecho que cambie el significado de muchas palabras españolas, que usamos para expresar lo que dice una palabra inglesa parecida. Es el caso de la palabra “bizarro”, que en español significa “valiente” o “generoso”, pero se está empezando a utilizar como sustituta de la palabra inglesa “bizarre”, que quiere decir “extraño” o “estrafalario”.

Otro error derivado de la enorme influencia que tiene el inglés sobre los hispanohablantes, tiene que ver con la tendencia a usar términos extranjeros cuando tenemos alternativas en español, correctas, válidas y que dicen exactamente lo mismo. No todos los extranjerismos son incorrectos. Palabras como “robot” se han introducido en el español porque no existía ninguna palabra en nuestro idioma con el mismo significado. Pero hay otros extranjerismos que, tal como señala Paredes, “se usan por esnobismo”, y no hacen más que dificultar el uso del español. ¿Por qué hablar de “fast food” si podemos decir “comida rápida”? ¿Por qué decir “link”, si podemos decir “vínculo” o “enlace”?

9. Errores verbales

Ocurren cuando usamos el infinitivo con valor de imperativo (no se dice “salir de aquí”, sino “salid de aquí”), o cuando construimos oraciones sin conjugar los verbos, un error muy habitual, que lleva a expresiones incorrectas como “Además, decir que…”. Se trata de una falta que se está extendiendo mucho. Tal como señala Paredes, “es obligatorio el uso del verbo en forma conjugada siempre que se trate de una oración completa”. El infinitivo solo se admite en formas muy concretas como “no fumar”.

También existe una tendencia a eliminar las formas subjuntivas, de nuevo por influencia del inglés, dando pie a construcciones incorrectas como “no puedo creer que es verdad”, cuando se debería decir “no puedo creer que sea verdad”. El filólogo insiste en la gravedad de estos errores, pues “pueden llegar a modificar la estructura interna del español”.

10. Redundancias

Se trata de un error muy común que cometemos cuando utilizamos dos palabras cuyos significados son repetitivos. No es correcto usar expresiones como “el colofón final” o “beber líquidos”, pues un colofón siempre es final y solo podemos beber líquidos. Paredes cree que “son detalles sutiles de significado pero que se repiten constantemente, haciendo que los textos sean muy farragosos”.

 

GASTRONOMÍA TÍPICA EN FIESTAS PATRIAS

Deja un comentario

La celebración de las Fiestas Patrias es compartida entre familiares y amigos en todo el país. Es una época dónde se come mucho. El clásico asado, terremoto y chica se apoderan de nuestra dieta.clip_image001

En septiembre el aire de Chile se llena con el olor tentador de carnes a la parrilla. Somos expertos en este tipo de cocina, y esto es evidente en los diversos tipos de asados que son comunes durante las Fiestas Patrias.

Cada chef de parrilla tiene un método preferido de preparación de carne para asar a la parrilla, por lo general el tratamiento de la carne primero con la sal de mesa o sal marina. Algunos cocineros hacen incisiones para la carne bien cocida. Condimentos más comunes son la pimienta, el ajo, el orégano, hinojo, y por supuesto el merquén.

El parrillero también suele echar el alcohol que está bebiendo en la carne a fuego lento – por lo general cerveza o vino, o – en función de su nivel de intoxicación – chicha.

Un "asado al palo" consiste en cocinar un animal entero con la piel – por lo general de vaca, de cerdo o cordero – en una estaca a través de un pozo de carbón caliente en la tierra. Para un "asado a la parilla", de carne o mariscos a la parrilla sobre una rejilla de metal. clip_image002

En el sur de Chile – especialmente en la isla de Chiloé – el "curanto" es un tipo popular de asado en el que los pozos de carbón en la tierra están cubiertas de rocas, y la carne y las verduras se colocan en grandes hojas de una planta llamada "nalca" y cocinado por encima de la superficie caliente.

Comida en las fondas

Como la mayoría de los supermercados y los negocios están cerrados por varios días durante Fiestas Patrias, las "fondas" son a menudo la única opción para una comida caliente.

Las fondas suelen proporcionar un lugar para la música en vivo, baile y socializar, junto con una variedad de alclip_image005imentos tradicionales de Fiestas Patrias. Junto con la tarifa asado de tipo (incluyendo verduras cocinadas con carne), la mayoría de las fondas venden empanadas, rellenas de queso, carne o marisco. La empanada más popular – "empanada de pino" – está llena de carne de res, cebollas, pimientos, aceitunas, huevo duro, y especias.

En las fondas también venden cerveza, vino, y el clásico de estas fiestas, la chicha.

La chicha y aguardiente

Después de la cosecha de uva de abril, la chicha fermentada es adecuada para el consumo de septiembre, justo a tiempo para las festividades. La chicha se vende en todas las tiendas de botellas y fondas durante las Fiestas Patrias, y esta bebida fresca y dulce es perfecta para los calurosos días de septiembre.

Hablando de cálidosclip_image004 días de septiembre, el clima de primavera y las temperaturas altas llegan a Chile Tal vez por esta razón, otro brebaje popular es el "terremoto", una bebida fría mezclada hecha con vino blanco pipeño, crema de piña hielo y granadina.

PAYAS CHILENAS

Deja un comentario

clip_image001[4]Se acerca el 18 de septiembre y con la cueca, la chica y las empanadas llegan también las payas chilenas, "En la empanada chilena, el sabor es un tesoro, y como no lo va a ser, si se cocina con oro".

La paya es un arte poético musical perteneciente a la cultura hispánica, que adquirió un gran desarrollo en el Cono Sur de América, en el que una persona, el payador, improvisa un recitado en rima, cantado y acompañado de una guitarra.

Aquí una selección de payas chilenas:

"Brindo dijo una buena moza,

brindo dijo una fea,

porque no me quieren a mí,

si tengo la misma cosa".

clip_image003[28]

Hacer una paya señores,
tiene maña y tiene ciencia,
se los dice una Ariqueña, 
que aprendió con insistencia.

clip_image003[29]

En la empanada chilena, 
el sabor es un tesoro, 
y como no lo va a ser, 
si se cocina con oro.

clip_image003[30]

Viva chile, 
viva la cordillera, 
viva mi pueblo, 
y la mujer chilena.

clip_image003[31]

Esta paya amigos míos, 
será la última de la noche, 
ahora vayan a acostarse, 
y déjense de hacer boche.

clip_image003[32]

Qué buena idea han tenido, 
los chilenos de la red, 
parece que los creadores, 
son rebuenos p’a la web.

clip_image003[33]

Chile es muy bonito, 
chile es todo mi amor, 
por eso yo lo quiero, 
con todo mi corazón.

clip_image003[34]

Brindo por la mujer, 
de esta tierra tan hermosa, 
y por el tatita dios, 
que las hizo buenas mozas.

clip_image003[35]

Chile, Chile lindo, 
como no te querré, 
si eres verde y grande, 
mi corazón te daré.

clip_image003[36]

Brindo dijo un chileno, 
por los mariscos y el mar, 
por mi tierra, la mujer,
y por todo lo nacional.

clip_image003[37]

Brindo dijo un huaso moderno, 
con sombrero y celular, 
porque puedo decir payas, 
en una realidad virtual.

clip_image003[38]

Brindo por el pan, 
brindo por el vino, 
y le doy gracias a Dios, 
por hacerte tan divino.

clip_image003[39]

Brindo por la patria, 
Esperando a una chilena, 
Que traiga tres colores, 
Para llevarla a la bandera.

clip_image003[40]

Brindo por la mujer hermosa, 
Que tiene labios de rosa, 
Brindo por la mujer trabajadora, 
Sobre todo si es bailaora.

clip_image003[41]

 

TRILLA A YEGUA SUELTA

Deja un comentario

El folklore del pueblo chileno es una suerte de poesía que está escrito en el paisaje, clip_image001[4]desde el extremo norte al frío sur y no siempre deberíamos creer que ya pasado septiembre no podemos volver a percibir esa sensación que nos viene en esa temporada de atardeceres de clima apacible. Los campos de la zona central no dejan pasar oportunidad para hacer gala de este compromiso con “lo nuestro” vistiéndose de juegos típicos, cantos, encuentros familiares y celebraciones de la Trilla a yegua suelta, una actividad seguramente tan antigua como el mismo trigo. por un sendero de tierra a sólo una media hora de Olmué, vemos pasar un huaso en su caballo que a galope suave no tarda en dejarnos atrás, a lo lejos la cueca agita el ambiente, es como un túnel de tiempo que nos transporta inmediatamente a un Septiembre lejano de la época de la colonia. Sauces y un pequeño río que en esta fecha se ve más seco que lleno de agua, en lo alto de una colina un corral con caballos y gente que antes del medio día ya está almorzando, además de algunos jinetes que descansan en un receso de la jornada. Nuestra llegada, la fiesta ya lleva horas con mucha energía, se levanta una polvareda por el oriente, son las yeguas que entran nuevamente a la “Era”, que es donde los hombres hacen el acopio de la gavilla de trigo para la “pisada”, en medio de esta montaña del amarillento y noble producto de la tierra, se levanta un palo chueco y delgado que en su extremo superior, luce una pequeña bandera chilena que flamea. este círculo entra el “Yegüerizo”, él es el único que puede hacerlo, es el clip_image002[4]huaso jefe que se pasea por la Era dirigiendo la faena. Luego de este personaje entran los dos corredores detrás de las yeguas para perseguirlas, mientras los “horqueteros” con los rastrillos y tridentes se hunden en esta maraña de paja, preparados para cuando los caballos se detienen y así comenzar a enterrar los tridentes y esperar un buen viento para levantar las gavillas, donde vuelven a caer las semillas, el viento crea una polvareda que se esparce por todo el lugar, una visión muy característica de esta antigua faena, mientras el barredor empuja y trata de ordenar este desorden. Familias se reúnen en torno a este acervo, que en Chile data desde el tiempo de la colonia, pero esta actividad es más antigua que eso, porque ya en Egipto y Roma se practicaba con bueyes y caballos. En España también se usó esta técnica de separado con garbanzos y cebada para desgranar con mayor facilidad.

Pero volviendo a Chile, hoy es una usanza que se extingue, la maquinaria y la automatización introducida a fines del siglo XIX, ha hecho de esto no más que una muestra alegórica secular.

clip_image003[4]La Trilla en la actualidad se celebra rememorando esa tendencia comunitaria, sólo muestras que atraen al turista y no se ejecuta necesariamente como un proceso de producción, que aseguraba el sustento para las familias todo el año. Un proceso que habla de un acto de separar la semilla, que se transformará en pan y luego en el goce de una familia en torno a una mesa. Hoy por hoy en distintos pueblos o localidades del país, esta actividad se realiza con grupos folklóricos, grupos de baile y las infaltables comidas típicas, carnes asadas, ensaladas chilenas, pan amasado, vinos y el alma de toda fiesta chilena la emblemática empanada. Aflorando de nuevo todos esos ricos aromas a campo y los productos de la tierra, que van coronados por el sol que los madura. Comunidad de quebrada de Alvarado, desarrolló un proyecto de rescate de esta costumbre y lo presentó a la Municipalidad de Olmué, logrando un convenio marco que se concretó en Noviembre del 2002, consiguiendo subvenciones municipales y auspicios provenientes de la misma comunidad, que paga cuotas anuales permitiéndoles mantener un fondo para organizar cada año la Fiesta de la Trilla “a yegua suelta”, que se realiza siempre paralelamente al Festival del Huaso de Olmué, tanto que la Municipalidad la incluye en el programa de actividades veraniegas de la zona. Las horas pasan y la energía no disminuye, la cueca se entona más fuerte y las empanadas aún están calientes para llevarlas a las mesas, en tanto algunas yeguas descansan en un corral y las familias no distraen su atención de la hipnotizante carrera de los jinetes que giran y giran alrededor de las gavillas de trigo, cual carrusel vivo. Hacemos un alto en esta agitada faena y descubrimos en el rostro de los agotados corredores, que hay dos mujeres entre ellos, y son tan diestras como el mejor, es una escena inimaginable en la Colonia, pero esto demuestra como las transformaciones culturales hoy se entremezclan con lo conservador y estrictamente masculino de aquel entonces.

"Vuelta yegua, vuelta trigo, agua pa’ los animales y chicha pa’ los amigos", es un grito tradicional de los arrieros. Tal es el núcleo de una celebración que los mapuches conocen como Nuincahuin y que se inicia con la corta del trigo maduro, con la colaboración de los miembros de la comunidad, lo que suele realizarse temprano en la mañana.
La trilla es sin duda alguna, un patrimonio intangible que forma parte de los cimientos más importantes de una nación, porque está en los genes de cada uno de nosotros.

Texto: César Jopia Q.
Revista BIOMA

 

MINGA DE TIRADURA DE CASA EN CHILOÉ

Deja un comentario

clip_image002Los vecinos se reúnen en el lugar donde se emplaza la vivienda que será trasladada. Se cortan e instalan las vigas que servirán de soporte a la vivienda. Se afirma la casa con vigas diagonales en su interior. Se realiza una ceremonia de ‘bendición’ de la casa en la que se entonan cantos y rogativas. Se hace un almuerzo comunitario. Al día siguiente se enganchan las vigas a las yuntas de bueyes y se da inicio al traslado. Se espera la marea baja para el traslado de la casa por el mar. Se ata la casa a las lanchas y se arrastra por el agua. Se realiza un nuevo almuerzo. Cuando la casa llega a la orilla se vuelve a atar a las yuntas de bueyes y se sigue arrastrando hasta su lugar de destino. El trabajo culmina con un nuevo almuerzo, una ceremonia de bendición y una fiesta con cantos y bailes tradicionales.

clip_image003La Minga por tiradura es una antigua costumbre que se realiza en el archipiélago de Chiloé que tiene sus orígenes en las formas de organización de los pueblos originarios del continente americano. Se trata de una forma de trabajo comunitario en el cual lo vecinos de una localidad cooperan conjuntamente en el traslado de una vivienda, una iglesia, un barco u otra estructura que requiere ser llevada de un lugar a otro. Quienes participan en los trabajos lo hacen de forma gratuita, a cambio reciben alimento, bebidas y fiesta mientras duran los días de trabajo. Asimismo la Minga es retroactiva, es decir, se comprende que en la medida que uno preste ayuda a un vecino, este también ayudará cuando se lo solicite. De este modo se conservan los lazos de colaboración social y se aseguran los medios de producción que permiten el sustento de la comunidad en general. La minga no sólo se realiza cuando se quiere trasladar una estructura, también se emplea en el momento de preparar la tierra, de sembrar y  cosechar los cultivos, de talar árboles y construir lanchas, es decir, en toda ocasión que se requiera realizar una obra de gran envergadura.

Más fotos en: https://www.google.cl

 

Older Entries Newer Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.956 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: