CURSO DE ESPANHOL SÓ POR SKYPE

Deja un comentario

clip_image002

APRENDER ESPANHOL É FÁCIL

(Curso com método próprio)

Só por essa semana, o primeiro mês de curso tem um 15% de desconto!

Esse método foi criado especialmente para ensinar espanhol aos brasileiros, baseando-se nas seguintes premissas:

1. As duas línguas têm muita similaridade entre si.

2. A gramática também é muito parecida.

3. O sistema de acentuação do espanhol é mais fácil do que do português.

4. O maior problema para os brasileiros aprender espanhol é a fonética.

5. O método foi pensado para pessoas que conhecem a gramática do português.

6. O método é só leitura e conversação, isso significa que nenhuma lição tem desenhos.

7. Para um bom desenvolvimento do método, indica-se que sejam feitas duas aulas por semana com duração de 1h30 cada.

Resultados desse método:

1. O aluno aprende a compreender o espanhol nas primeiras aulas. A partir da quarta ou quinta aula, o professor fala somente em espanhol.

2. O aluno vai falando espanhol à medida que for aprendendo e sentindo-se à vontade para isso. As primeiras dez aulas são para aprender a fonética, ficando apto a entender e a ler espanhol de forma foneticamente correta.

3. Ao finalizar o curso, o aluno terá aprendido a ler, falar e entender o espanhol.

4. Durante o curso, além do idioma, o aluno aprenderá uma breve história dos países da América do Sul e Espanha, além de conhecer mais sobre a cultura e costumes desses países.

5. Em algumas aulas, o professor pode utilizar temas que sejam de interesse do aluno. Por exemplo, abordar temas relacionados à profissão do aluno ou outra área de seu interesse.

HORARIOS DISPONÍVEIS

Terça e quinta depois das 18,30

Sábados y domingos de manhã

COMBINACIÓN CD / CI

Deja un comentario

El nombre que tiene la función de Complemento Directo puede ser remplazado por los complementos directos (me te lo (le), la, nos, os, los, (les), las).

El sustantivo que ejerce la función de Complemento Indirecto puede ser remplazado por un pronombre personal complemento indirecto (me, te, le, nos, os, les).


El orden en español es Complemento Indirecto y luego Complemento Directo:

Ejemplos:

 

Frase

Incorrecto

Correcto

Te doy las gracias.

*Las te doy.

Te las doy

Enviamos una carta a vosotros.

*La os enviamos.

Os la enviamos.

 

Recordar únicamente que en el caso de encuentro de los pronombres de la tercera persona:

Ejemplos:

 

Doy

una manzana

a Marta

V

CD

CI

Se

la

doy

CI

CD

V

 

¿Tú

prestas

el coche

a tu hija?

S

V

CD

CI

 

¿Tú

se

lo

prestas?

S

CI

CD

V

 

Y por una cuestión de cacofonía, el pronombre le o les se convierte en se.

 

Ejemplos:

 

María da una pera a Juan.

*María le la da

María se la da.

Doy un paquete a ustedes.

*Les lo doy

Se lo doy.

 

Y tampoco se debe olvidar que si debido a las circunstancias, estos pronombres no están en contacto, el se retoma su forma original (le o les, según el caso):

 

Pruebe este pastel doña Amalia: se lo aconsejo.

Pero:
Doña Amalia, le aconsejo que pruebe este pastel.

 

 

PRONOMBRES COMPLEMENTO DIRECTO (CD)

Deja un comentario

El complemento directo mantiene con el sujeto una relación que pasa por el verbo.


El sujeto, responsable de la acción, la ejerce sobre el complemento directo. 
El complemento directo no se puede suprimir en algunos verbos. 

El complemento directo persona (o en caso de humanización del sustantivo) en español va precedido de la preposición a.

 

Ejemplos: 
Pedro ama a Carmen.

Carmen ama a Pedro.

El torero mata el toro.

El toro mata al torero.

 

Y si se quiere permutar con el sujeto, nunca habrá confusión y además deberemos retomar este complemento directo por un pronombre:

 

Ejemplos: 
lo ama.

A Carmen Pedro la ama.

Al toro lo mata el torero.

Al torero lo mata el toro.

 

Si bien el lugar del CD se encuentra generalmente detrás del verbo (a la derecha del verbo en la frase escrita), pero no es de ningún modo una regla.


En la mayor parte de las frases, el complemento directo no cambia de posición, incluso si la frase es interrogativa o negativa:

 

Ejemplos: 
Laurencio mira la tele.

¿Laurencio mira la tele?

Laurencio no mira la tele.

 

Con los infinitivos, gerundios e imperativo afirmativo, el pronombre de complemento directo se coloca detrás de la forma verbal y unido a ella:

 

Ejemplos:

Aprende japonés. Lo aprende. ¡Apréndelo!

Prueba la tarta. La prueba. ¡Pruébala!

 

El nombre que tiene la función de complemento directo puede ser remplazado por los pronombres siguientes:

Persona

masculino

femenino

Comentarios

singular

Primera

me

 

 

Segunda

te

 

 

Tercera

lo (le)

la

“Lo” para el masculino y el neutro.

plural

Primera

nos

 

 

Segunda

os

 

 

Tercera

los (les)

las

“Los” para el masculino y el neutro.


Ejemplos:

Me mira.

 

Me ayuda.

 

Te miro.

 

Te ayudo.

 

Miro el cerdo.

Lo miro.

Miro a mi amigo.

Lo miro. Le miro.

Miro a mi amiga.

Lo miro. La miro.

Miro una vaca.

La miro.

Percibe un ruido.

Lo percibe.

Nos mira.

 

Os miro.

 

Contemplo los pájaros

Los contemplo.

Veo las montañas.

Las veo.

Ayudo a los ancianos.

Los ayudo. Les ayudo.

Ayudo a las señoras.

Las ayudo.

Como chocolate.

Los ayudo.

 

EL PRONOMBRE

Deja un comentario

Por su etimología, la palabra pronombre significa "en vez del nombre", "por el nombre" o "en lugar del nombre". Con esta significación da a entender su condición de palabra sustitutiva. ¿Sustitutiva de qué? Tradicionalmente, se decía que era sustituto del sustantivo o nombre, pero hoy se habla de que es sustitutiva del sintagma nominal.

Los pronombres simplifican y flexibilizan la expresión, evitando pesadas repeticiones. Siempre tienen un antecedente, expreso o sobrentendido.

Los pronombres no tienen valor por sí mismos, sino representativo; su identidad está dada por el sustantivo a que se refieren en cada caso.

Los pronombres se caracterizan por no tener significado concreto. Más bien tienen funciones que cumplir.

Así, los pronombres personales deben significar o indicar la persona del coloquio; los pronombres demostrativos, significar o indicar su situación; los numerales, su cantidad; los relativos, su relación con otras palabras; los posesivos, la pertenencia; los indefinidos, la cantidad nula.

Para entrar en materia, veamos el siguiente ejemplo:

María practica varios deportes. Ella es una gran deportista.

 

En las dos oraciones anteriores nos referimos a la misma persona (María). En la primera decimos su nombre; mientras que en la segunda utilizamos un pronombre: ella.

Ahora podemos decir que

Pronombres son las palabras que señalan o representan a personas u objetos, o remiten a hechos ya conocidos por el hablante y el oyente.

 

También podríamos decir que son palabras que sustituyen o reemplazan a los nombres o sustantivos o a todo el sintagma nominal.

Tenemos varias Clases de Pronombres:

Personales

Posesivos

Demostrativo o mostrativos

Numerales

Indefinidos

Interrogativos

Reflexivos

Exclamativos

Relativos

 

Pronombres personales

Veamos los siguientes ejemplos:

Yo leo un libro.

lees un libro.

El o ella lee un libro.

Nosotros saltamos.

Vosotros saltáis.

Ellos saltan.

 

Las palabras destacadas en color rojo en la tabla anterior se refieren a personas que realizan una acción, cuyos nombres no se mencionan. Son pronombres personales.

Los pronombres personales son la única parte de la oración que se declina en español. Esto es, tienen formas diferentes para realizar distintas funciones de complemento en la oración.

Por ejemplo, el pronombre personal yo, puede tomar las formas de mí, conmigo o me, según la función que cumpla. Así puede serSujeto (yo), puede ser complemento preposicional (mí, conmigo), o puede ser complemento directo (me) y también puede sercomplemento indirecto (me).

Pronombres personales en función de Sujeto

Persona

Remiten, señalan o se refieren a…

Pronombres Personales

Primera

La persona que habla o escribe.

yo, nos, nosotros, nosotras

Segunda

La persona con quien se habla (la que escucha) o a la que se escribe.

tú, vos, vosotros, vosotras

Tercera

La persona o cosa de quien se habla o escribe.

él, ella, ello, ellos, ellas

 

Normalmente, no es necesario incluir el pronombre personal sujeto en la oración, aunque existen algunas excepciones:

I. Si se desea enfatizar el sujeto:

Mi vecino sacó la basura, pero yo me olvidé de hacerlo.

II. En oraciones como:

Soy yo, abre la puerta.

 

Una digresión importante:

La gramática moderna considera como nombres personales a los llamados pronombres personales de primera y segunda singular (yo, tú, usted).

Estos se consideran nombres personales porque se refieren a las dos personas de la conversación. Nunca son pronombres, ya que en ningún caso realizan la función de sustituir a un sustantivo o a un sintagma nominal.

 

Pronombres personales en función de complemento

Hay otras formas de pronombres personales que se refieren a personas u objetos que reciben una acción o participan de ella.

Son los pronombres personales de Objeto. Estos pueden cumplir función de complemento directo (CD) o de complemento indirecto (CI).

He comprado un libro / Lo he comprado. (El libro) (lo CD)

He leído una revista / La he leído. (La revista) (la CD)

Regalé un pastel a mi hermano / Le regalé un pastel. (A mi hermano) (le CI)

Compré una revista a mis padres / Les compré un revista. (A mis padres) (les CI)

 

El pronombre lo puede referirse a una idea o situación que no puede ser categorizada como femenina ni como masculina:

Juan es un fresco. Sí, ya te lo había dicho yo.

 

Lo, se usa también como complemento para reemplazar adjetivos, pronombres o nombre con ser, estar y parecer:

¿Estás cansada? Sí, lo estoy.

 

Cuando el CD aparece delante del verbo o cuando se usa el pronombre todo como CD, es necesario que se utilice además el pronombre correspondiente:

La camisa la compró mi madre.

 

Lo terminaron todo.

 

Si al objeto indirecto de tercera persona (singular o plural) le sigue un objeto directo pronominal de tercera persona, las formas le y lesse convierten en se.

Se lo di a tu hermano.

 

El pronombre se usa muchas veces de forma redundante en oraciones en las que el CI aparece de forma expresa:

Le dijeron a tu hermano que habías vuelto.

 

Los pronombres personales de CD y de CI aparecen siempre delante del verbo principal de la oración, excepto en los casos de imperativos afirmativos, en los que aparecen después. Si la forma verbal está compuesta por un infinitivo o un gerundio, el pronombre puede aparecer delante del verbo principal o detrás de la forma no personal:

Voy a comprártelo.

 

Te lo voy a comprar.

 

Pronombres personales en función de complemento preposicional

Algunas preposiciones requieren el uso de las formas yo y , en lugar de y ti. Se trata de entre, según, excepto, como, menos:

Según , parece que ha llegado ya la primavera.

 

A modo de resumen final, diremos que los pronombres personales tienen formas diferentes para realizar distintas funciones en la oración. Así, pueden funcionar como Sujeto, Complemento Directo, Complemento Indirecto o Complemento Preposicional. Para conocerlos a todos, ver el siguiente cuadro:

Sujeto

Complemento Directo

Complemento Indirecto

Complemento Preposicional

yo

me

me

mí, conmigo

te

te

ti, contigo

él, ella, ello, usted

lo, la

le (se)

él, ella, ello, usted (sí, consigo)

nos, nosotros

nos

nos

nos, nosotros

vos, vosotros

vos, os

vos, os

vos, vosotros

ellos, ellas, ustedes

los, las

les (se)

ellos, ellas, ustedes

 

Pronombres posesivos

Indican pertenencia o posesión al igual que el adjetivo posesivo, pero éste reemplaza al sustantivo.

el mío, la mía, los míos, las mías

el tuyo, la tuya, los tuyos, las tuyas

el suyo, la suya, los suyos, las suyas

el nuestro, la nuestra, los nuestros, las nuestras

el vuestro, la vuestra, los vuestros, las vuestras

el suyo, la suya, los suyos, las suyas

Ejemplos:

Mi auto se echó a perder  /   El mío se echó a perder

 

Nuestro auto es muy moderno   /   El nuestro es muy moderno

 

El artículo se usa cuando se trata de una elección entre objetos. La preposición de se puede usar en los poseedores del tipo suyo.

Éste es mi abrigo y ése es el tuyo.

 

Este libro es de ellos (=suyo).

 

Pronombres demostrativos o mostrativos

Indican ubicación espacial reemplazando al sustantivo. Se reconocen además porque llevan tilde.

 

Singular

Plural

Masculino

éste

éstos

Femenino

ésta

éstas

Neutro

esto

 

Masculino

ése

ésos

Femenino

ésa

ésas

Neutro

eso

 

Masculino

aquél

aquéllos

Femenino

aquélla

aquéllas

Neutro

aquello

 

Ejemplos:

Aquella granja es enorme    /    Aquélla es enorme

 

Este niño se sacó un siete   /   Éste se sacó un siete

 

Pronombres numerales

Indican número reemplazando al sustantivo. Pueden ser Cardinal u Ordinal.

Pronombre numeral cardinal:

Cuatro perros persiguieron al conejo   /   Cuatro persiguieron al conejo

 

Pronombre numeral ordinal:

Jaime llegó en el tercer lugar   /   Llegó tercero

Pronombres indefinidos

No indica cantidad fija al reemplazar al sustantivo.

Pronombres indefinidos

Afirmativos

Negativos

alguien

nadie

alguno/a

ninguno/a

algo

nada

cualquiera

nadie

Ejemplo:

Algunos niños llegaron tarde hoy   /   Algunos llegaron tarde hoy

 

Pronombres relativos

que

el que (la que, los que, las que)

el cual (los cuales, la cual, las cuales)

lo que

lo cual

quien (quienes)

cuyo (cuya, cuyos, cuyas)

donde

 

El pronombre relativo se refiere a un antecedente que ha sido mencionado anteriormente:

El coche que está en la esquina ha tenido ya varios accidentes.

 

El pronombre relativo aparece inmediatamente después de su antecedente. Sólo en algunas ocasiones pueden aparecer otras palabras entre estos dos elementos (por ejemplo, preposiciones):

La silla en la que estás sentado pertenecía a mi abuela.

 

Si la oración de relativo no va precedida por una preposición, se usa el pronombre que. Si se usa una preposición se suelen utilizar las fomas el/la(los/as) cual(es), el/la/los/las que:

El estudiante que no asista a clase, no tendrá una copia de los apuntes.

 

No me gusta esa mesa por la cual has pagado tres mil pesos.

 

Lo que y lo cual se utilizan cuando el antecedente es la oración principal completa:

No habló en toda la clase, lo cual nos dejó un poco desconcertados.

 

Pronombres interrogativos

¿Qué?, ¿cuál?, ¿cuánto/a(s)?, ¿quién?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿por qué?, ¿cuándo?

 

¿qué? + ser = requiere una definición.

¿cuál? + ser = requiere una elección.

La preposición siempre precede al pronombre interrogativo.

Pronombres exclamativos

¡Qué + nombre, adjetivo o adverbio!, ¡cómo + verbo!, ¡cuánto + nombre o verbo!, ¡cuántos, as + nombre!, ¡quién + verbo!

 

Ejemplos:

¡Cómo gritan!

¡Qué libro tan interesante!

¡Quién lo diría!

Pronombres reflexivos

Según la construcción de la frase, los pronombres personales de sujeto pueden cambiar su forma, pasando a ser pronombres reflexivos o reflejos:

Pronombres de sujeto

Cambian a Pronombres reflexivos o reflejos

Yo

Me

Te

Él, ella, usted

Se

Nosotros, nosotras

Nos

Vosotros, vosotras, vos

Os

Ellos, ellas, ustedes

Se

 

Ejemplos:

Yo me llamo Andrés

te miras al espejo

Ella se peina el cabello

Nosotros nos contamos

Vosotros os guardáis

Ellos se ayudan

 

En las oraciones reflexivas, el pronombre reflexivo puede hacer función de complemento directo o de complemento indirecto.

Yo me afeito. (CD me)

Él se lava los pies. (CI se)

El uso de SE

Se, como forma pronominal para el CI de tercera persona singular y plural.

Se lo dije ayer.

 

Se, como pronombre de tercera persona singular y plural para los verbos reflexivos.

Se ha lavado la cara.

Se han lavado la cara.

 

Se, como pronombre de tercera persona plural para los verbos recíprocos.

Se odian.

Se escriben a diario.

 

Se, accidental.

Se me estropeó el reloj.

Se le cayó el jarrón.

 

Se, impersonal

Se habla español.

Se castigó al criminal.

 

Sobre el uso correcto de los Pronombres interrogativos, exclamativos y relativos, veamos lo siguientes ejemplos:

Palabra

Función

Ejemplo

Qué

Pronombre interrogativo

¿Qué hora es?

Qué

Pronombre exclamativo

¡Qué oportuno!

Qué

Pronombre interrogativo indirecto

Quiero saber qué sucedió

Que

Conjunción

Espero que vengas.

Quién/es

Pronombre interrogativo

¿Quién te avisó?

Quién/es

Pronombre exclamativo

¡Quién lo hubiera dicho!

Quién/es

Pronombre interrogativo indirecto

Pregunto quién llamó

Quien/es

Pronombre relativo

Quien esté libre de culpa

Cómo

Pronombre interrogativo

¿Cómo te va?

Cómo

Pronombre exclamativo

¡Cómo fuiste capaz!

Cómo

Pronombre interrogativo indirecto

Quiero ver cómo lo hizo

Como

Conjunción modal comparativa

Trabaja como un esclavo

Cuánto

Pronombre interrogativo

¿Cuánto cuesta?

Cuánto

Pronombre exclamativo

¡Cuánto aumentó!

Cuánto

Pronombre interrogativo indirecto

Dígame cuánto vale

Cuanto

Modo adverbial

En cuantollegue, avísanos

Cuál/es

Pronombre interrogativo

¿Cuál es el mío?

Cuál/es

Pronombre exclamativo

¡Cuál elijo!

Cuál/es

Pronombre interrogativo indirecto

Averigüe cuál es

Cual/es

Pronombre relativo

Tal cual me lo dijeron

Dónde

Pronombre interrogativo

¿Dónde lo dejaste?

Dónde

Pronombre exclamativo

¡Mira dónde lo puso!

Dónde

Pronombre interrogativo indirecto

Dime dónde estuviste

Donde

Adverbio de lugar

Está donde lo dejaron

Cuándo

Pronombre interrogativo

¿Cuándo regresarás?

Cuándo

Pronombre exclamativo

¡Cuándo vas a trabajar!

Cuándo

Pronombre interrogativo indirecto

Confirmen cuándo llegarán

Cuándo

Conjunción condicional

Cuando termine, será tarde

Por qué

Pronombre interrogativo

¿Por qué lo hiciste?

Porqué

Sustantivo común

Quiero saber el porqué

Porque

Conjunción causal

Vino porque la llamé

 

PRONOMBRES DE OBJETO DIRECTO

Deja un comentario

Se usan como complemento directo de un verbo, para referirse a personas, animales o cosas mencionadas.

 

 

Femenino

Masculino

Singular

la

lo

Plural

las

los

 

Ejemplos:

 

¿Quién tiene el libro de español?

Lo tengo yo.

 

C.D.

 

 

¿Quién tiene los libros de español?

Los tengo yo.

 

C.D.

 

¿Quién tiene la goma?

La tengo yo.

 

C.D.

 

¿Quién tiene las gomas?

Las tengo yo.

 

C.D.

 

 

PRONOMBRES DE OBJETO INDIRECTO

Se usan como complemento indirecto de un verbo, para referirse solamente a personas.

 

El nombre de la persona viene siempre precedido por la preposición a.

 

 

Femenino

Masculino

Singular

Le (se en combinación con lo, la…)

Plural

Les (se en combinación con lo, la…)

 

Ejemplos:

 

¿Qué has regalado a Pepe?

Le he regalado un reloj.

 

C.I.

 

 

¿Qué has regalado a Pepe y a María?

Les he regalado libros.

 

C.I.

 

 

ATENCIÓN:

 

¿Le has regalado un reloj a Pepe?

Sí, se lo he regalado.

 

 C.I C.D

 

 

¿Les has regalado un libro a Pepe y a María?

Sí, se lo he regalado.

 

 C.I C.D

 

EJERCICIOS CON PRONOMBRES PERSONALES DE COMPLEMENTO

 

Utilice lo, la, los, las para completar las siguientes frases.

 

¿Dónde está Andrés? No ______ veo.

¿Dónde están las cucharas? No _______ veo.

¿Dónde están tus amigos? No ______ veo.

¿Dónde está Julia? No _______ veo.

 

Complete con le, les.

 

¿Qué has comprado a María? ____ he comprado una muñeca.

¿Qué has comprado a Pedro y a Antonio? _____ he comprado dos pelotas.

¿Qué has comprado a Juan? ____ he comprado un disco.

¿Qué has comprado a las hermanas de Pepe? ____ he comprado unas faldas guapísimas.

 

Complete con la, lo, los, las, le, les o se.

 

¿Has visto a Juana? – Sí, _______ he visto.

_________ ha regalado unos bombones a Sarita.

¿Has llamado a tu padre, Héctor? – Sí, ______ he llamado.

¿Qué ____ has dicho a la profesora?

¿_____ has regalado tus discos a Enrique? Sí, ______ ______ he regalado.

-¿Quieres ver a Concha? – Sí, me gustaría ver ______.

A Pili ______ duelen las muelas.

-¿Qué _____ has comprado a tus padres? – A mi padre _____ he comprado un libro y a mi madre _____ he comprado un pañuelo.

 

 

Rodee la forma correcta.

 

¿Quieres este libro? – No, no (le/lo) quiero.

¿Me dejas el lápiz? – No puedo. (Le/lo) necesito.

¿Quieres a Ana? –Sí, (la/le) quiero.

¿Ha visto usted mis gafas? –No, no (las/les) he visto.

¿(La/le) has regalado tu chaqueta roja a Luisa? – No, no (Se/le) (la/le) he regalado.

¿Han visto usted a mis padres? – No, no (les/los) hemos visto.

(Le/la) he prestado cien euros a Ivana.

¿(Le/los) has dejado el coche a tus hermanos? –No, no (Se/les) (Le/los) he dejado.

¿Has visto a mis hermanas? – Sí, (Las/les) he visto.

Inés, (La/le) llaman por teléfono.

 

LOS VERBOS

Deja un comentario

Los verbos son una clase de palabras que expresan la acción que en las oraciones tipifican su sentido principal; y al mismo tiempo, mediante su estado de conjugación, determinan los elementos esenciales del modo, la referencia de tiempo en que se realiza, y el sujeto que la ejecuta.

Estructura de los verbos

Los verbos tienen, cada uno de ellos, un significado propio, que es el que expresa la clase de acción a que se refieren, y que es lo que aporta la significación principal a la oración, por la cual el verbo es, normalmente, el núcleo central de lo que la oración procura comunicar. Ese significado se individualiza en su presentación el infinitivo, y que está contenido en un conjunto de letras de las que lo componen, que es el que permanece invariable – salvo casos muy excepcionales – en todas las formas expresivas que el verbo adopta; y que se denomina la raíz: pintar, comer, partir.

La gran importancia que tiene el verbo dentro de cada oración, deriva principalmente de que, adicionadas a la raíz, se le incorporan otros conjuntos de letras, que se llaman morfemas flexivos, y que en el caso de los verbos aportan a su significación los componentes indicativos de la forma en que la acción que la raíz indica es realizada:

La persona que realiza la acción; si es el que habla u otro, que puede ser aquel al que se dirige, otra persona; y que puede ser una única o varias personas. La indicación de la persona, por lo tanto, provee la información de género: masculino, femenino y eventualmente neutro; y de número: singular o plural.

El tiempo en que esa acción se realiza; que puede ser al mismo tiempo – en presente; haberse realizado antes – el pasado; o se realizará después – el futuro.

El modo con que esa acción se expresa; que puede ser directo y efectivo – indicativo; que puede estar sujeto a alguna condición – condicional; que puede ser obedeciendo a una orden – el imperativo; u otros que se examinan al tratar de la conjugación.

El segmento de la palabra que en los verbos se adiciona a la raíz para incorporarle los indicadores antes mencionados, se denomina la desinencia. Los verbos son la única clase de palabras que adopta modificaciones – llamadas flexiones – al mismo tiempo para indicar el género, el número, la persona, el tiempo y el modo.

La conjugación de los verbos

Se denomina conjugación el conjunto de elementos que determinan las flexiones que los verbos adoptan para incorporar en su desinencia las indicaciones de modo, tiempo, persona, género y número que expresan en su estado conjugado.

Cada uno de los verbos tiene lo que puede considerarse su nombre, que contiene su raíz adicionada con una desinencia ar, er, ir; lo cual constituye su forma en modo infinitivo. Esas desinencias – que visiblemente se diferencian por las vocales a, e, i – las las únicas que todos los verbos en español adoptan en su forma del infinitivo.

La vocal se denomina vocal temática; y es asimismo determinante de que cada verbo pertenezca a un grupo en el cual la conjugación sigue reglas comunes, y que se denominan primera – con la – segunda – con la e – y tercera – con la i – conjugación. En todas ellas, la r es integrante de la desinencia distintiva del infinitivo; un modo de conjugación en el cual el verbo únicamente adopta esa forma.

Las desinencias verbales tienen una estructura propia, en la que se distingue, además de la vocal temática indicativa de la conjugación a que el verbo pertenece, un segundo segmento que aporta el modo y el tiempo en que el verbo está conjugado; y un tercer segmento que aporta la persona, el género y el número, por lo cual se denomina segmento de concordancia.

Como regla general, se acepta que además de la vocal temática a, e, i, que indica la conjugación a que el verbo pertenece, en el segmento de modo y tiempo operan los grupos ba para las formas del pasado, y ra y re para las del futuro y en el segmento de persona s, mos is, n, para las segunda del singular, y las tres del plural, respectivamente. En algunas formas conjugadas, en que no aparece explicitado alguno de los tres segmentos, predomina la opinión de que se encuentra omitido.

Además de las formas conjugadas de los verbos, existen formas impersonales (infinitivo, gerundio, participio) no reciben desinencias; sino solamente las vocales temáticas, que en algunos casos tienen modificaciones.

Los modos de la conjugación

Los modos son formas de la conjugación verbal, que expresan la actitud con que plantea el contenido de la oración a partir de la enunciación del verbo conjugado:

En el modo indicativo expresa una certeza acerca de la realización actual de la acción del verbo como manifestación de una realidad; de tal manera que queda sobrentendida la veracidad de lo expresado.

En el modo subjuntivo, en cambio, la expresión verbal se efectúa referida a una situación hipotética o de posibilidad mentalmente representada; la forma de expresar el verbo deja pendiente una incertidumbre acerca de la existencia y actualidad a su respecto, o manifiesta una expectativa o aspiración de ello.

El modo imperativo el verbo es empleado como vehículo de una orden o un mandato dirigido a otro, eventualmente a otros; por lo cual, resulta evidente, no todos los verbos pueden conjugarse válidamente en este modo, en cuanto esa posibilidad depende de que se trate de un tipo de acción susceptible de ejecutarse voluntariamente, aún en sentido figurado.

Los tiempos de la conjugación

Los tiempos son las formas de la conjugación verbal, que expresan el momento en que se realiza la acción a que el verbo se refiere, respecto del momento en que se enuncia la oración.

En ese sentido, los tiempos verbales fundamentales son:

El pasado; es decir, lo ocurrido antes de ahora.

El presente, es decir lo que ocurre actualmente.

El futuro, que ocurrirá después de ahora.

Los tiempos se clasifican en absolutos y relativos; según que la acción que expresan tenga, o no, una ubicación relativa con otra que puede haber tenido o podrá tener lugar a su vez antes o después de ella y es tomada como referencia.

También se distinguen los tiempos perfectos o imperfectos, indefinidos, simples o compuestos; lo cual varía en consonancia con los modos en que se aplican.

Los tiempos del modo indicativo

El modo indicativo es aquel en el cual la referencia de tiempo respecto del presente, del pasado o del futuro, está expresada en relación al momento mismo en que esa expresión tiene lugar; por lo cual, el presente verbal coincide con el tiempo actual de la oración.

Los tiempos que integran la conjugación verbal del modo indicativo son:

El presente — como tiempo absoluto, expresa la idea de que la acción indicada por el verbo, ocurre en el mismo momento: Juan come un trozo de pan.

Desde un enfoque sintáctico, el verbo expresado en presente puede tener diversas interpretaciones:

El presente actual — que es la modalidad más propia del empleo del tiempo presente de indicativo; aquella en que precisamente la acción que el verbo expresa se ejecuta en una forma absolutamente contemporánea con el momento en que ello se enuncia: Yo estoy buscando unas anotaciones que hice ayer en la clase.

El presente habitual — es una modalidad en que el empleo del verbo conjugado en presente de indicativo hace referencia a una acción que tiene carácter frecuente, con una frecuencia ya sea regular o no, pero que ha ocurrido antes y ocurrirá después, y que en el momento actual en que se habla puede estar ocurriendo, o no: Yo corro todas las mañanas.

El presente histórico — Se emplea en referencia a hechos indudablemente pasados, por lo cual no puede caber duda en cuanto a eso, cuando el empleo del presente confiere una especial fuerza a su expresión: En 1813, Artigas propone a la Asamblea las Instrucciones para los diputados a Buenos Aires, por ello llamadas las “Instrucciones del Año XIII”.

El presente de mandato — se emplea con un sentido de imperativo: En cuanto salgas de clase, vas a buscar a tu hermano.

El presente con sentido futuro — Expresa una acción que, siendo futura, tiene una certeza total para el que la enuncia: La semana próxima compro la casa.

El presente intemporal — se emplea para enunciar circunstancias que no tienen carácter temporal, y por tanto son permanentes: En el triángulo equilátero, todos los ángulos son iguales.

El pretérito — como se designa a los tiempos del pasado en indicativo, siendo un tiempo relativo, puede tener diversas modalidades de relatividad:

El pretérito imperfecto — en el cual la acción es pasada, y no se tiene en cuenta cuándo empezó ni cuándo terminó; de modo que abarca un amplio período temporal; y si queda referida a otra acción también pasada, ambas ocurrieron conjuntamente: Fernando venía visitarme frecuentemente; Cuando Pedro llegaba a su casa, las campanas de la torre de la Catedral estaban tocando las cinco de la tarde.

El pretérito perfecto — es una forma de pasado absoluto, en que se expresa algo que habiendo sucedido en una referencia temporal todavía en curso, de todos modos ya ha ocurrido definitivamente, aunque podría volver a repetirse: El Presidente ha hablado con los periodistas.

Cuando no existe una referencia temporal explícita, de todos modos se hace referencia a una acción recientemente ocurrida: Ha habido un accidente en la Avenida central del parque.

Es muy frecuente en la televisión y en el cine, especialmente cuando se trata de obras producidas en países del área del Caribe o dobladas al español, una forma absolutamente incorrecta de conjugación verbal en relación al pretérito perfecto, especialmente en las oraciones negativas; consistente en emplear el presente en vez de este tiempo; en expresiones tales como: La hora del almuerzo todavía no llega, en lugar de La hora del almuerzo todavía no ha llegado.

El pretérito indefinido — tiene un carácter de pasado absoluto e irrepetible; pero no se vincula con una referencia temporal determinada, o se emplea para hechos ocurridos en un pasado bastante lejano: Fernando llegó de Brasil esta mañana; cuando estuve en Brasil, conocí Río de Janeiro.

En el uso del idioma español en los países rioplatenses, es muy corriente que este tiempo sustituya al pretérito perfecto, el cual es muy raramente empleado; no así en el habla corriente en España: Hoy ví a Joaquín; en vez de: Hoy he visto a Joaquín.

El pretérito anterior — expresa un hecho pasado anterior a otro también pasado, de modo que la acción resulta subordinada a otra: El tren partió en cuanto hube ascendido a él.

El pretérito pluscuamperfecto — enuncia un hecho pasado anterior a otro también pasado: Cuando llegué a la Estación, el tren había partido.

El futuro — enuncia una acción que ocurrirá posteriormente; teniendo una forma absoluta y otra relativa:

El futuro imperfecto — es la versión absoluta, en la cual la acción ocurrirá en el futuro con independencia de cualquier otra: Aprobaré mis exámenes.

El futuro perfecto — indica una acción futura en forma relativa a otra que siendo futura, habrá ocurrido antes: Cuando llegue mi padre habré lavado el auto.

El condicional, también denominado potencial — debido a que la acción está en potencia — el condicional ha dejado de considerarse un modo, sino parte del modo indicativo, que expresa una posibilidad de que la acción se realice o se haya realizado, referida a otra oración subordinada respecto de la que contiene esta forma de conjugación.

El condicional comprende sólo dos formas:

El condicional simple — también denominado imperfecto, que expresa la acción como una probabilidad tanto del presente, como del pasado y como del futuro: Lo repararía ahora mismo, si tuviera aquí las herramientas necesarias; cuando sonó el teléfono, serían las catorce horas; no me asombraría que mañana llueva.

El condicional compuesto — es una forma relativa, en la cual se expresa una acción posible o eventual, cuya realización quedó condicionada a otra ya ocurrida: Lo habría reparado ahí mismo, si hubiera tenido las herramientas necesarias; no me habría asombrado si hubiera llovido.

En muy frecuente en la televisión, cuando se trata de obras producidas en la Argentina, una forma absolutamente incorrecta de conjugación verbal en relación al condicional; consistente en emplearlo en vez del subjuntivo; en expresiones tales como: Si yo podría llegar tempano, en lugar de: Si yo pudiera llegar temprano.

Tiempos del modo subjuntivo

El modo subjuntivo se caracteriza porque la acción del verbo que se conjuga, no se expresa como existente o a existir efectivamente en la realidad, por sí misma; sino que se la expone como subordinada a otra pero en forma incierta, ya sea que la incertidumbre provenga de una circunstancia dudosa, de una circunstancia posible, o de una circunstancia deseada. En consecuencia, si bien la acción expresada en la conjugación en modo subjuntivo participa de una referencia temporal pasada, presente o futura; tiene una existencia azarosa o aleatoria, contingente, dependiente de otras. Por ello, todos sus tiempos son relativos.

Los tiempos que integran la conjugación verbal del modo subjuntivo son:

El presente de subjuntivo — siendo un tiempo relativo, expresa una acción que si bien puede ser que ocurra en el presente, también podría ocurrir en el futuro: Me preocupa que los invitados lleguen antes de lo previsto.

El pretérito de subjuntivo — siendo asimismo un tiempo relativo, puede tener diversas modalidades de relatividad:

El pretérito imperfecto de subjuntivo — tiene un sentido similar al presente en cuanto a que la acción puede ser tanto pasada como presente; pero además la acción dudosa podría ser futura: Me agradaría que amaras la poesía.

El pretérito perfecto de subjuntivo — si bien es relativo en cuanto la acción conjugada sigue dependiendo de otra, tiene un sentido perfectivo, tanto en referencia al pasado como al futuro: Confío en que haya terminado mi informe antes de esta noche.

El pretérito pluscuamperfecto del subjuntivo — enuncia una acción totalmente realizada en un tiempo plenamente pasado: No pensé que hubieras viajado al Brasil.

El futuro de subjuntivo — es una forma de conjugación muy poco usual en el habla cotidiana, cuyo empleo ha quedado idiomáticamente reservado a expresiones literarias o al lenguaje forense, utilizado en documentos de índole jurídica o judicial. Tiene una forma imperfecta y otra perfecta, ambas expresivas de una acción que siendo futura es eventual.

En el futuro imperfecto de subjuntivo — la acción futura eventual es totalmente incierta: Donde fueres, haz como vieres.

En el futuro perfecto de subjuntivo — la acción futura tiene un menor grado de incertidumbre, no en cuanto a su realización sino en cuanto a su momento: Cuando hubieres llegado, no dejes de darle mi pésame.

Formas del modo imperativo

Las formas de la conjugación verbal del modo imperativo son:

El imperativo presente — es el único tiempo de este modo, y debido a que su contenido es mandatorio hacia otra persona, solamente puede emplearse en las personas segunda y tercera del singular y del plural, aunque cabe también la primera del plural porque involucra a otros además del hablante; pero en realidad, como forma verbal propia, solamente tiene las segundas personas, empleándose como tercera una forma del presente del subjuntivo.

Una característica de este modo, es que el pronombre o sujeto se expresa luego de la forma verbal:

Ama (tú) a tu Patria – Póngase (él, Ud.) de pie – Subamos (nosotros) de una buena vez al autobús – Escuchad (vosotros) al orador – Viajen (ellos) al Brasil.

Formas verbales impersonales.

Las formas verbales impersonales o constituyen modo ni se integran con un sistema conjugado de tiempos; son formas no conjugadas que describen la acción básica y le atribuyen identidad, y cumplen, cada una de ellas, una función propia, indispensable para su empleo idiomático:

El infinitivo — es la forma que designa a cada verbo, en función de su raíz como expresiva del tipo de acción a que se refiere: pintar, comer, partir.

Además de ese sentido como forma verbal, el infinitivo de los verbos puede asumir una función como sustantivo, situación en la cual adquiere los caracteres de los sustantivos, como tener género y número, operar como sujeto, etc.: el cantar de los cantares – el buen beber – le bastó mirar.

El gerundio — es una forma del verbo que indica un estado activo de transcurso de la acción, y eventualmente la duración de ese transcurso: Contemplando, cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte, tan callando…

El participio — – que puede ser activo o pasivo – es una forma verbal que expresa e identifica la acción propia indicada por el verbo, en las formas de conjugación que constituyen tiempos compuestos, empleando verbos auxiliares: La vela se ha consumido – El pescado ya está frito.

La denominación de participio, obedece a que participa de las funciones de verbo y de adjetivo; y en esta última recibe las concordancias que corresponden a los sustantivos que adjetiva: El libro forrado; eso es como pan comido.

Numerosos verbos tienen dos formas de participio, en cuyo caso uno se designa como participio regular y el otro como irregular. En tales casos, el participio regular es el que se emplea en las funciones verbales de conjugación de los tiempos compuestos (excepto en los verbos freír, imprimir y proveer que emplean el participio irregular frito, impreso y provisto); y el participio irregular se emplea en la función adjetiva.

La vocal temática no se altera en la formación de gerundios y participios de la primera conjugación: amando, amado, pero toma la forma del diptongo ie en los gerundios de la segunda y la tercera: temiendo, partiendo. Los participios de la segunda se asimilan a los de la tercera en la vocal temática i: temido, partido.

Voz activa y voz pasiva

La voz es una modalidad de la expresión de un verbo dentro de una oración, que indica cual es la relación del sujeto de esa oración respecto de la acción expresada por ese verbo.

En tal sentido, el verbo se expresa en voz activa cuando la acción enunciada por el verbo es ejecutada por el mismo sujeto: Juan ha ido a la playa.

En caso de la voz pasiva el sujeto de la oración no es el agente sino el recipiente de la acción enunciada por el verbo: Juan es perseguido por las mujeres.

Organización de las formas verbales.

Las formas de los verbos conjugados, se configuran en el siguiente sistema de modos y tiempos verbales:

TIEMPOS VERBALES

MODO INDICATIVO

Tiempos simples

Tiempos compuestos

presente

Pretérito perfecto compuesto

Pretérito imperfecto

Pretérito anterior

Pretérito perfecto simple

Pretérito pluscuamperfecto

Futuro simple

Futuro compuesto

Condicional

Condicional compuesto

 

MODO SUBJUNTIVO

Tiempos simples

Tiempos compuestos

presente

Pretérito perfecto compuesto

Pretérito imperfecto

Pretérito pluscuamperfecto

Futuro simple

Futuro compuesto

 

Clasificación de los verbos

Los verbos son susceptibles de ser clasificados según diversos criterios, en los siguientes tipos:

A — Por su función gramatical.

Verbos intransitivos — son aquellos que expresan una acción que contiene en sí misma un significado completo, sin necesidad de que se haga referencia a algún sustantivo sobre el cual recaiga: Juan camina.

Verbos transitivos, son aquellos que expresan una acción de tipo genérico, que puede y a menudo requiere ser precisada mediante el aditivo de un complemento sobre el cual ella recae: Juan mira una vaca. Pedro mira hacia el cielo.

Sin embargo, debe notarse que por lo general, la función transitiva o intransitiva es resultado del uso idiomático que del verbo se haga; y la mayor parte de los verbos pueden funcionar gramaticalmente de una forma o de la otra.

Verbos reflexivos — son aquellos que expresan una acción que necesariamente tiene efecto sobre el mismo sujeto que la ejecuta: Miguel se baña en la piscina.

Verbos recíprocos — son aquellos que expresando una acción reflexiva, requieren para ejecutarse la participación de más de un sujeto, todos los cuales la realizan y al mismo tiempo la reciben: Mis padres se aman.

Verbos impersonales — son aquellos que expresan acciones que no pueden ser ejecutadas por sujetos personales, sino que constituyen fenómenos de la naturaleza; y que por lo tanto solamente pueden emplearse en infinitivo o en tercera persona del singular: Primero truena, luego relampaguea, y finalmente comienza a llover.

B — Por su función verbal.

Verbos principales o nucleares — son los que por sí mismos indican una acción atribuída al sujeto; como en la enorme mayoría de los casos.

Verbos auxiliares — son los verbos haber y ser, que además de tener una significación propia, se emplean conjuntamente con los principales, a los efectos de su conjugación.

C — Por la permanencia de su raíz al conjugarse.

Verbos regulares — son los que al conjugarse no modifican su raíz.

Verbos irregulares — son los que tienen modificaciones en su raíz en algunas formas de su conjugación.

 

 

EL PRONOMBRE

Deja un comentario

clip_image002El pronombre no tiene significado propio; su significado es ocasional, depende de la oración en la que aparece. Se utiliza para sustituir a un nombre, al sintagma nominal en el que éste aparece o a toda una idea.

Hay una serie de pronombres que coinciden en su forma con algunos determinantes, otros siempre funcionan como tales.

Pronombres demostrativos.

Estos pronombres marcan la relación de distancia (espacial o temporal) que guarda respecto al hablante. Formalmente se distinguen de los determinantes mediante una tilde, las formas neutras sólo se pueden usar como pronombre.

 

SINGULAR

PLURAL

Masculino

Femenino

Neutro

Masculino

Femenino

Cercanía

éste

ésta

esto

éstos

éstas

Distancia media

ése

ésa

eso

ésos

ésas

Lejanía

aquél

aquélla

aquello

aquéllos

aquéllas

 

Pronombres posesivos.

Estos pronombres indican pertenencia y presentan las siguientes formas para las distintas personas (1ª, 2ª y 3ª).

PARA UN SOLO POSEEDOR

PARA VARIOS POSEEDORES

Un objeto

Varios objetos

Un objeto

Varios objetos

el/lo mío

la mía

los míos

las mías

el/lo nuestro

la nuestra

los nuestros

las nuestras

el/lo tuyo

la tuya

los tuyos

las tuyas

el/lo vuestro

la vuestra

los vuestros

las vuestras

el/lo suyo

la suya

los suyos

las suyas

el/lo suyo

la suya

los suyos

las suyas

 

Pronombres indefinidos.

Estos pronombres sustituyen a personas o cosas con indeterminación de número. Existen unas formas exclusivas de pronombre como: alguien, nadie, algo, nada, y otras que provienen de los determinantes indefinidos. En la siguiente tabla se muestran todos los pronombres indefinidos.

 

SINGULAR

PLURAL

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

tanto

tanta

tantos

tantas

mismo

misma

mismos

mismas

otro

otra

otros

otras

uno

una

unos

unas

poco

poca

pocos

pocas

mucho

mucha

muchos

muchas

demasiado

demasiada

demasiados

demasiadas

todo

toda

todos

todas

varios

varias

bastante

bastantes

alguno

alguna

algunos

algunas

ninguno

ninguna

ningunos

ningunas

cualquier/cualquiera

cualesquier

quienquiera

quienesquiera

 

Pronombres numerales.

Pueden funcionar también como pronombres los determinantes numerales como se muestra a continuación:

Cardinales. Indican una cantidad: uno, siete, mil, etc.

Ordinales. Indican una posición: primera, undécimo, vigésimo, etc.

Fraccionarios. Indican una parte: medio, tercio, onceavo, etc.

Multiplicativos. Expresan producto: doble, triple, quíntuplo, etc.

 

Pronombres exclamativos.

Los pronombres exclamativos son los mismos que los determinantes exclamativos, es decir, Concretan al sustantivo ponderándolo: ¡qué!, ¡cuánto/a/os/as!

Pronombres interrogativos.

Con respecto a los pronombres interrogativos hay formas que provienen de los determinantes interrogativos como: ¿qué?, ¿cuánto/a/os/as?, ¿cuál? y otras formas son exclusivas de los pronombres como: ¿quién/quiénes?, ¿cuáles?.

Pronombres personales.

Los pronombres personales tienen la misión de representar a las tres personas que intervienen en la comunicación: primera (emisor), segunda (receptor) y tercera (referente). Los de primera y segunda se refieren siempre a personas, los de tercera pueden además referirse a cosas. En el siguiente cuadro figura el paradigma con las funciones sintácticas que desempeñan.

 

Numero

Sujeto

Complemento
directo

Complemento
indirecto

Complemento
circunstancial

Singular

yo

me, a mí

conmigo

Plural

nosotros/-as

nos, a nosotros/-as

preposición + nosotros

singular

te, a ti

Contigo

Plural

vosotros/-as

os, a vosotros/-as

preposición + vosotros

singular

él, ella, ello

lo, a él, la, a ella

le (se), a él, a ella

consigo

plural

ellas, ellos

los, las, a ellos, a ellas

les (se), a ellos, a ellas

 

Older Entries

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.954 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: