He aquí un pequeño ejemplo que les ilustrará muy bien acerca de la diferencia.   

clip_image001

El director general de un banco se preocupaba por un joven director estrella que después de un período de trabajar junto a él, sin parar nunca, ni para almorzar, empieza a ausentarse al mediodía.  Entonces el director general del banco llama al detective privado del banco y le dice:   

 

-’Siga a López una semana entera, no vaya a ser que ande en algo malo o sucio’.     

 

El detective cumple con el cometido, vuelve e informa:   

 

-’López sale normalmente al mediodía, toma su coche, va a su casa a almorzar, luego le hace el amor a su mujer, se fuma uno de sus excelentes habanos y vuelve a trabajar’.

 

Responde el director:   

-¡Ah, bueno, menos mal, no hay nada malo en todo eso!

 

Luego el detective pregunta:

-¿Puedo tutearlo, señor?

Sorprendido, el director responde:

 

 

-Sí, cómo no

Y, entonces, el detective le dice:

-Te repito: López sale normalmente al mediodía, toma tu coche, va a tu casa a almorzar, luego le hace el amor a tu mujer, se fuma uno de tus excelentes habanos y vuelve a trabajar.