clip_image002En una reunión social coincidieron Einstein y Chaplin, y fueron presentados. En el transcurso de la conversación, el físico elogió al cómico de la siguiente manera:

Lo que he admirado siempre de usted es que sin decir una palabra que su arte es universal; todo el mundo le comprende y le admira.

A lo que Chaplin respondió:

Lo suyo es mucho más digno de respeto; todo el mundo le admira y prácticamente nadie le comprende.