clip_image001En los países latinos se usa generalmente el orden ascendente, esto es, día, mes, año: 31 de diciembre de 1992. Entre el día y el mes, así como entre el mes y el año, se intercala la preposición “de”. Por razones de uniformidad, se recomienda utilizar este modelo en todos los países de habla hispana.

En los países anglosajones, el orden habitual es mes, día, año: diciembre 31 de 1992. No se utiliza ninguna preposición entre el mes y el día. Aunque este modelo tiene cierto uso en Hispanoamérica, se desaconseja su empleo en español debido a la influencia del inglés.

Las normas de la ISO recomiendan el orden descendente, esto es, año, mes, día, sin preposición entre cada uno de los elementos: 1992 diciembre 31. Este modelo sólo debe usarse en documentos científicos o técnicos de circulación internacional.

Las fechas pueden escribirse completamente con letras, con una combinación de letras y números o sólo con números:

a) No es habitual escribir las fechas totalmente con letras: Veintiocho de septiembre de mil novecientos noventa y seis. Sólo es normal en documentos especialmente solemnes, escrituras públicas, actas notariales o cheques bancarios. El primer día del mes puede escribirse, en este caso, con el ordinal primero, uso más habitual en América, o con el cardinal uno, uso más habitual en España.

b) El sistema más común combina letras y números; el día y el año se escriben con números arábigos, y el mes, con letras y siempre con inicial minúscula: 12 de octubre de 1492. En documentos antiguos era frecuente escribir con números romanos, a veces en minúscula, la indicación de día y año. Hoy sólo es normal escribir los años con números romanos en los monumentos o placas conmemorativas, y siempre en mayúsculas.

c) Con mucha frecuencia, para abreviar, las fechas se escriben sólo con números, separando las cifras correspondientes a día, mes y año con guiones, barras o puntos, y sin blancos de separación: 28-8-98; 16/III/1971; 8.6.00. El año puede aparecer indicado con sus cuatro cifras o sólo con las dos últimas, y el mes, en números arábigos o romanos. Cuando el número que indica el mes o el día es inferior a diez, se recomienda no anteponer un cero a la cifra simple, a menos que sea necesario por razones técnicas (por ejemplo, en formularios informatizados) o de seguridad (para evitar alteraciones en la fecha en documentos bancarios o comerciales); así, es preferible escribir 5.7.99, 2-9-1940, mejor que 05.07.99, 02-09-1940.