CLASIFICACIÓN SEMÁNTICA

Según su significado pueden ser verbos de acción (correr, esperar), de proceso (secarse, aprender) o de estado (ser, estar).

 

CLASIFICACIÓN SINTÁCTICA

Tiene la función privativa de ser núcleo del predicado verbal. En ese caso puede admitir distintos tipos de modificadores (O.D. – O.I. – circunstancial – predicativo y complemento agente, en voz pasiva)

 

CLASIFICACIÓN MORFOLÓGICA

Los verbos son palabras variables porque puede cambiar el número, la persona, el tiempo, el modo y la conjugación.

 

Los verbos están formados por dos partes: una raíz en la que expresa el significado del verbo y la desinencia, que manifiesta los accidentes morfológicos.

Para reconocerlas, debemos considerar estas partes en el infinitivo; que es la forma no conjugada del verbo, termina en ar, er o ir.

 

Ejemplo:

 

amaron

amar

Comí 

comer

Vivieron 

vivir

 

Las conjugaciones verbales se clasifican según la terminación del infinitivo.

 

Terminación

Conjugación

Ejemplos

ar

primera

comprar-volar-bailar-estudiar

er

segunda

Ver-comer-correr-beber

ir

tercera

Salir-morir-vivir

 

Los verbos modelos que corresponden a cada conjugación son:

Amar-temer-partir

 

Accidentes gramaticales


Se llaman así los diferentes significados que aportan al verbo las desinencias.

 

ACCIDENTES GRAMATICALES DEL VERBO

Accidentes

Clases

Referencia

Ejemplos

Número

Singular

Un solo sujeto

estudiaste.

Plural

Varios sujetos

Vosotros estudiáis.

Persona

Primera

Persona que habla

Yo escribo.

Segunda

Persona que escucha

lees.

Tercera

De quien se habla

Él lo sabe.

Tiempo

Pasado

Hechos ya ocurridos

Pintó la pared.

Presente

Hechos que están ocurriendo

pintas la pared.

Futuro

Hechos que ocurrirán

Nosotros la pintaremos.

Modo

Indicativo

Hechos reales, seguros

Acertó una quiniela.

Subjuntivo

Expresión de deseo, duda…

Quisiera acertar.

Imperativo

Expresión de mandato

¡Adivina el resultado!

 

El número de los verbos

Las formas verbales pueden estar en singular y en plural.

Una forma verbal está en singular cuando la acción la realiza una persona: yo escribo, tú hablas, él duerme, ella duerme.

 

Una forma verbal está en plural cuando la acción es realizada por varias personas: nosotros(as) corremos, vosotros(as) saltáis, ellos(as) vienen.

 

La persona de los verbos

Las formas verbales pueden estar en primera, segunda o tercera persona.

 

Una forma verbal está en primera persona cuando la acción la realiza el hablante solo o con otros: yo juego, nosotras lavamos.

 

Una forma verbal está en segunda persona cuando la acción la realiza el oyente solo o con otras personas distintas del hablante: juegas, vosotros laváis.

 

Una forma verbal está en tercera persona cuando la acción es realizada por una o varias personas distintas del hablante y el oyente: él juega, ella juega, usted juega, ellos lavan, ellas lavan, ustedes lavan.

 

Algunas formas verbales no expresan la persona gramatical que realiza la acción del verbo; por esa razón se llaman formas no personales del verbo.

 

Formas no personales del verbo

Infinitivo

Gerundio

Participio

cantar

cantando

cantado

 

Además de las formas verbales que tienen desinencias que indican el tiempo, el modo, el número y la persona, hay formas que no presentan este tipo de terminaciones.

 

Se las denomina formas no personales o verboides. En castellano, los verboides son tres: infinitivo, gerundio y participio. Se los reconoce por sus terminaciones:

 

 

Verboide

Terminación

Ejemplos

Infinitivo

-ar, -er,- ir

Bailar –beber – vivir

Gerundio

-ando , – iendo

Bailando-bebiendo-viviendo

Participio

-ado, -ido

Bailado-bebido-vivido

 

El tiempo de los verbos

Las formas verbales sitúan la acción en un tiempo determinado.

 

Pasado

Presente

Futuro

Antes

Ahora

Después

leí, leía

leo

leeré


El presente señala que la acción coincide con el momento en el que se está hablando: Juego ahora, en este momento.

 

El pasado indica que la acción corresponde a un momento anterior al presente: Jugaba antes, esta mañana.

 

El futuro se refiere a una acción situada en un tiempo que aún no ha llegado: Jugaré después, más tarde.

 

El modo de los verbos

Las formas verbales nos informan de la actitud que tiene el hablante cuando habla. Esta información depende del modo en que esté la forma verbal.

 

Modo indicativo: Lo Empleamos cuando hablamos de acciones que consideramos reales o seguras: Ayer llovió. Hoy llueve. Mañana lloverá.

 

Modo subjuntivo: Lo empleamos cuando nos referimos a acciones que consideramos posibles, deseables o dudosas: Ojalá llueva. Quizá lloviera.

 

Modo imperativo: Lo empleamos cuando dirigimos órdenes afirmativas o pedidos al oyente: Siéntate pronto. Venid aquí.

 

Tiempos simples y tiempos compuestos

 

Las formas verbales simples constan de una sola palabra: llora, lloraría

 

Las formas verbales compuestas constan de dos palabras: una forma del verbo haber y el participio del verbo que queremos conjugar: he llorado, habría llorado.

 

 

Tiempos simples

Tiempos compuestos

MODO
INDICATIVO

Presente

Amo

Pretérito perfecto compuesto

he amado

Pretérito imperfecto

Amaba

Pretérito pluscuamperfecto

había amado

Pretérito perfecto simple

amé

Pretérito anterior

hube amado

Futuro

amaré

Futuro perfecto

habré amado

Condicional

amaría

Condicional perfecto

habría amado

MODO
SUBJUNTIVO

Presente

ame

Pretérito perfecto

haya amado

Pretérito imperfecto

amara o amase

Pretérito pluscuamperfecto

hubiera o hubiese amado

Futuro

amare

Futuro perfecto

hubiere amado

MODO
IMPERATIVO

Presente

ama

   

 

Tiempos perfectos y tiempos imperfectos 

 

Tiempos perfectos son los que presentan una acción ya terminada.

 

Los niños construyeron un castillo de arena. El verbo construyeron nos informa de una acción que ya acabó.

 

Son tiempos perfectos todos los tiempos compuestos y el pretérito perfecto simple.

 

Tiempos imperfectos son los que presentan la acción sin acabar.

 

Los niños construían un castillo de arena. El verbo construían nos informa de una acción que no sabemos si acabó.

 

Son tiempos imperfectos todos los tiempos simples, salvo el pretérito perfecto simple.

 

PARADIGMA DE CONJUGACIÓN

Las modificaciones de las desinencias verbales son limitadas, y existe un patrón o modelo de esas variaciones.

Este modelo se denomina

Los elementos que forman parte del paradigma verbal se encuentran relacionados porque cumplen una misma función sintáctica, porque presentan relaciones de significado.

 

Los hablantes de una lengua recuerdan los elementos que pertenecen a cada paradigma.

 

Posibilidades de variación de los verbos regulares:

 

VERBOS IRREGULARES

 

 

Un verbo es irregular cuando al conjugarlo, se producen irregularidades:

En la raíz, en relación con la raíz del infinitivo

En la desinencia, en relación con el verbo modelo

En la raíz y en la desinencia a la vez.

Ejemplo:

 

Infinitivo: detener

Verbo Conjugado: Él detiene

 

Verbo Modelo: temer

Verbo Modelo Conjugado: Él teme

 

Siguiendo la conjugación del verbo modelo, debería ser ‘detene’ pero observamos que detiene cambia la raíz, por lo tanto es un verbo irregular.

 

Para saber si un verbo es regular o irregular, deben conjugarlo en varios tiempos y modos, para ver si presentan cambios.

 

VERBOS

PRESENTE

PRETÉRITO PERFECTO SIMPLE

FUTURO

 

 

Raíz

Desinencia

Raíz

Desinencia

Raíz

Desinencia

amar

modelo

am

o

am

é

am

aré

sembrar

 

siembr

o

sembr

é

sembrar

é

estar

 

est

oy

est

uve

est

aré

temer

Modelo

tem

o

tem

í

tem

eré

hacer

 

hag

o

hic

e

har

é

partir

Modelo

part

o

part

í

part

iré

venir

 

veng

o

vin

e

ven

dré

pedir

 

pid

o

ped

í

ped

iré