El participio pasado de los verbos se forma añadiendo -ado al radical de los verbos en –ar: hablado; –ido al radical de los verbos en –er e –ir: comido, vivido.

 

El participio pasado de verbos en -er e -ir cuyo radical termina en -a, -e u -o lleva un acento escrito en la -i de la terminación.

 

Ejemplos: caer – caído; creer – creído; huir – huido; leer – leído; oír – oído; reír – reído; traer – traído.

 

Los siguientes verbos tienen su participio pasado irregular:

 

abrir

abierto

cubrir

cubierto

decir

dicho

descubrir

descubierto

escribir

escrito

hacer

hecho

ir

ido

morir

muerto

poner

puesto

romper

roto

ver

visto

volver

vuelto

 

Con frecuencia el participio pasado tiene función de adjetivo. Cuando acompaña a un sustantivo (nombre), concuerda en género y número con él.

Se utiliza:

 

1) como complemento del nombre:

Ejemplos:

¿Te gustan los huevos revueltos?

Me gusta la carne asada.

El País es un periódico publicado en España.

Las cartas escritas por los enamorados suelen ser románticas.

 

2) como atributo con los verbos ser y estar:

Ejemplos:

¿Vuestro trabajo está terminado?

Terminaremos ahora, estamos cansados.

Vuestra profesora es aburrida.

¿Vuestras clases son divertidas?

 

Con el auxiliar ‘haber’ forma los tiempos compuestos, y en este caso, es invariable. En los tiempos compuestos no se puede introducir ninguna otra palabra entre el verbo haber y el participio pasado.

 

Ejemplos: No me lo han dicho nunca mis amigos.

María se había puesto el vestido rojo.

 

Con el auxiliar ‘ser’ forma los tiempos de la voz pasiva. Concuerda en género y número con el sujeto.

 

Ejemplos: Las catedrales fueron construidas en la Edad Media.

El español es hablado por más de cuatrocientos millones de personas.

 

¡Ojo! Cuando nos referimos al resultado de una acción, no utilizamos la voz pasiva sino el verbo estar:

 

Ejemplos: La casa está construida en la montaña.

El libro está escrito en inglés.