clip_image002 Exclamación a la que se apela para señalar algo hecho de apuro, sin previsión, a tontas y a locas. Su raíz latina, no convalidada por diversos entendidos en la materia, indica que no ha variado en su sentido original y hasta en su dicción, pues se dice que los romanos antiguos decían “Ad vultum tunn”, con la intención de describir algo que se había hecho al bulto, sin planificación o sin demasiado cuidado.