clip_image001La perífrasis verbal está constituida por dos formas verbales, de forma que una de ellas funciona como auxiliar y lleva los accidentes gramaticales (número, persona, tiempo, modo, voz y aspecto), mientras la otra aporta el significado principal y se presenta en una forma no personal (infinitivo, gerundio o participio).

 

Pueden ser modales y aspectuales. Las modales indican obligación, posibilidad, conjetura, deseo, etc.; las aspectuales muestran el proceso del tiempo interno dentro de la acción (va a comenzar la acción, se está desarrollando, ha terminado, etc.)

 

Perífrasis modales

a) Perífrasis modales de obligación. Expresan obligación, como su mismo nombre indica, y son las que se citan a continuación:

 

Haber de + infinitivo: “He de ir mañana al médico”. Al no ser un fuerte carácter enérgico, la forma “haber de”, en ocasiones, puede emplearse con un significado de intencionalidad a la hora de hacer alguna cosa, “Si voy al centro, he de comprar carpetas”.

 

Haber que + infinitivo: “Hay que salir pronto”. “Haber que” denota un carácter impersonal frente a “Haber de”.

 

Deber + infinitivo. Si tomamos solamente el verbo “deber”, ya damos por sobreentendida una obligación, de forma que no podemos considerarlo auxiliar; pero si lo unimos a un infinito presentamos a éste como una obligación del sujeto: “Debéis trabajar más”.

 

Tener que + infinitivo presenta un matiz más obligatorio que el de “haber de”: “Tenemos que ir a casa de los tíos”.

 

b) Perífrasis modales hipotéticas. Expresan una duda, una probabilidad incluso inseguridad. Son las más importantes las siguientes:

 

Deber de + infinitivo. Indica una suposición o conjetura: “Debe de estar al llegar” o lo que es lo mismo “Supongo que está al llegar”. Hay que hacer notar la diferencia entre las dos formas con “deber”, deber de y deber; mientras que la primera señala una probabilidad, al funcionar el verbo “deber” como auxiliar, la segunda impone una obligación ya que dicho verbo no funciona como auxiliar; lo veremos más claro con el siguiente ejemplo: “Deben de ser las diez” y “Deben ser las diez”, una nos dice que son, aproximadamente las diez, y la otra afirma, sin más, que son las diez. Suelen confundirse en el lenguaje común estas dos perífrasis.

 

Poder + infinitivo. Indica una posibilidad: “No podría ayudarte aunque quisiera”.

Soler + infinitivo, pone de manifiesto la costumbre de realizar alguna cosa: “Suele venir aquí por las tardes”.

 

Venir a + infinitivo, no solamente comunica una probabilidad, sino también una aproximación: “Este vestido viene a costar 30 reales”, entendemos que el coste real del vestido es alrededor de los 30 reales.

 

c) Perífrasis modales volitivas que, como se puede deducir de su nombre, ponen de manifiesto la voluntad del hablante o sujeto. La forma más usual es “Querer + infinitivo”, “Quiero comprarme un coche”.

 

Perífrasis aspectuales:

 

El aspecto de la acción verbal, como ya se ha explicado, puede venir dado por el significado del verbo o por medios gramaticales. Gracias a las frases aspectuales, podemos expresar otras características de la acción en curso; los verbos empleados en este tipo de construcción son distintos de “haber”,  a fin de conseguirse una mayor riqueza léxica; así uniremos dos verbos, de los que uno de ellos se encuentra gramaticalizado, con lo que se tendrá una expresión formada por el significado de cada uno de los verbos componentes por separado, más el significado conjunto de ambos.

 

Dependiendo de que el verbo predicativo esté en infinitivo, gerundio o participio, se pueden clasificar en tres grandes grupos:

 

Perífrasis de infinitivo. Tienen una significación amplia de acción progresiva desviada hacia el futuro; si bien, en dicha progresión se darán una serie de matices, según el momento en el que se encuentre la acción:

 

Perífrasis incoativas. Señalan que la acción comienza a realizarse. Podemos expresarlo mediante las siguientes formas: “ir a + infinitivo”, se reserva su utilización a los tiempos presentes e imperfectos de indicativo y subjuntivo, “Iba a comer ahora mismo”; si lo utilizamos como futuro, imperativo o con los tiempos perfectos, el verbo ‘ir’ recobra su significado normal, “Iré a estudiar”. “Echar a + Infinitivo”, su uso está limitado a algunos verbos de movimiento, aunque podemos ampliarlo a otros con pronombre: “Echó a correr sin más”, “Se echó a llorar al momento”. “Estar a punto de”, “Estaba a punto de acostarme cuando sonó el teléfono”, denota un corte en la acción: es una acción secante a otra, esto es propio del imperfecto de indicativo.

 

Otras perífrasis incoativas son: “terminar por + infinitivo”, “comenzar a + infinitivo”

 

Perífrasis terminativas. Hacen referencia a acciones que están cercanas a su final. Las principales son: “Venir a + infinitivo”, esta fórmula nos indica que la acción aún no ha llegado a su final, pero sí que se está acercando a él, “Todo lo que has dicho viene a carecer de sentido”.Llegar a + infinitivo” tiene como norma general el empleo de formas verbales perfectivas para su total significación, “Había llegado a pensar mal de ti”.

Otras son: “acabar de “, “dejar de”, “terminar de”

 

Perífrasis reiterativas son las que hacen referencia a la repetición de un hecho que ya ha sido realizado con anterioridad. La forma más general de expresarlo es “Volver a + infinitivo”, “Vuelves a decir lo mismo”.

 

Perífrasis con gerundio. Por regla general, el gerundio se emplea para referirse a algo duradero; ahora bien, dicho carácter durativo depende de que se realice con verbos imperfectivos (acción durativa) o con verbos perfectivos con los que se añade un carácter iterativo.

 

Perífrasis continuas o durativas. Suelen representarse por “Estar + gerundio”, si “Estar” va unido a otro verbo de la misma clase, es decir, de estado, tiene significado por sí solo, “Estamos estudiando con ahínco”; pero si aparece con verbos que no son de estado, se convierte en el auxiliar de la perífrasis, “Juan está saliendo de su casa”. “Andar + gerundio”, “Anda espiando a sus vecinas”; puede que conserve su significado propio, “Anda parándose todo el camino”. “Seguir + gerundio”, “Todavía sigue trabajando”.

 

Perífrasis progresivas son las que indican progresión en la duración de la acción. Vienen expresadas por: “Ir + gerundio”; hace que la acción se realice de manera lenta, “Iban pasando de tres en tres a la oficina”; “venir + gerundio” indica un movimiento hacia el presente, “Venimos pidiendo limosna”.

 

Perífrasis con participio. El empleo del participio en las perífrasis verbales hace que éstas tengan un marcado carácter resultativo o de acción terminada. Por lo general se forman con verbos diferentes de “haber”, de forma que el participio debe concordar con el objeto directo. Las principales perífrasis de este tipo son: “Tener + participio”, que se emplea sólo cuando el participio pertenece a un verbo transitivo, “Tienen pagados cinco meses de alquiler”; “dejar + participio” , “Dejó encallado el barco”; “quedar + participio”, “Quedó dicho todo lo conveniente”; “estar  + participio”, “María está decidida a ir”; “ser + participio” está considerada como la forma propia de las frases pasivas, “Ha sido construido un puente por el arquitecto”; “llevar + participio”, “Lleva resueltos tres problemas”.