clip_image001La expresión "no está el horno para bollos" es una frase popular que se usa en situaciones dónde una persona está demasiado molesta o tiene demasiados problemas y no quiere que se le moleste. Por tanto, como el ambiente está muy tenso, hablar con esa persona, pedirle algo o molestarle, sólo empeoraría la situación.

El origen de esta expresión viene de la forma cómo se cocinan los bollos. Estos se cocinan a temperatura media. Cuando alguien está enfadado o alterado, decimos que está caliente. Si el horno está muy caliente, los bollos se quemarán en seguida. Por lo que cuando alguien está muy enfadado y le pedimos algo, esto que le pedimos puede ser que acabe mal.

Necesito pedirle un favor a Javier pero acaba de recibir una multa de tráfico. Está muy enfadado y no quiere que se le moleste. Mejor no pedirle el favor ahora porque no está el horno para bollos.