clip_image002Esta expresión hace referencia a cuando se compra algo de un valor muy alto. Para no dar el precio exacto pero para referirse que fue elevado se dice, “me costó un ojo de la cara”

Esta expresión se remonta a la conquista del Imperio incaico protagonizada por Francisco de Pizarro, Diego de Almagro y Hernando Luque. La frase fue pronunciada por el segundo tras perder un ojo a consecuencia de una flecha disparada por un indio en septiembre de 1524, durante una expedición para auxiliar a Francisco de Pizarro, que había sido derrotado en el Fortín del Cacique. Con la expresión, Almagro se quejaba de lo caro que le costó la Conquista y su posición de poder.