clip_image002

Pues bien, la frase de hoy, al pan pan y al vino vino, significa que a cada cosa hay que llamarla por su nombre. La frase es como un resumen de “al pan hay que llamarle pan y al vino hay que llamarle vino”, no hay que ir con artificios ni cosas raras, ni dando vueltas, ni irse por los cerros de Úbeda. Sino que las cosas hay que decirlas tal y como son.

Si un amigo nos deja tirados, pues nos ha jodido, por qué decir que bueno, no pasa nada, no importa. Nos ha jodido y punto. Si nuestro jefe es un inepto, despreciable, que nos hace la vida imposible, por qué decimos que es un poco antipático. Pues no, es un indeseable y punto.