clip_image002Palabra cuya función propia es la de modificar al sustantivo —con el que concuerda en género y número—, bien directamente: casa pequeña; magníficas vistas; aquel avión; bien a través de un verbo, caso en el que el adjetivo funciona como atributo o como predicativo: La casa es pequeña; Los niños comen tranquilos. Los adjetivos se dividen en dos grandes clases:

Adjetivos calificativos. Son los que expresan cualidades, propiedades, estados o características de las entidades a las que modifican, como suave, valiente, nervioso, conductivo, magnético, u otras nociones, como relación o pertenencia, origen, etc.: materno, policial, químico, aristócrata, americano, siguiente, presunto. Los que expresan relación o pertenencia, como materno, policial o químico, se denominan, más específicamente, adjetivos relacionales; y los que expresan nacionalidad u origen, como americano o cordobés, se llaman adjetivos gentilicios.

Adjetivos determinativos. Son los que tienen como función básica introducir el sustantivo en la oración y delimitar su alcance, expresando a cuáles o cuántas de las entidades designadas por el nombre se refiere el que habla: este coche, algunos amigos, tres días.