clip_image001Es este un clásico entre los refranes, uno de los más citados. Su significado, que la protección de los poderosos suele favorecer a quien a ella se acoge, con lo que se aconseja acercarse a quien tiene ese poder para favorecernos.

Otra forma de interpretar este refrán es: La persona que quiere progresar en la vida siempre tiene que estar del lado de la gente influyente, de poder y lo más resultante llevarse muy bien con esa clase de gente, hablen lo que hablen, critiquen lo que critiquen.