clip_image002

He aquí un ejemplo de "al fin de cuenta" de un destacado novelista:

Al fin de cuentas estoy hecho de carne, huesos, pelo y uñas como cualquier otro hombre y me parecería muy injusto que exigiesen de mí, precisamente de mí, cualidades especiales.

Capítulo 2, El túnel, de E. Sábato,