INDICATIVO

 

Presente

 

Presente actual: indica una acción que incluye el tiempo presente. Esta acción puede ser puntual o durativa.

 

Ejemplos: En este momento, el ganador entra en la meta. La "operación salida" se efectúa con normalidad.

 

Presente habitual: acción no continua.

 

Ejemplo: Los sábados voy a la discoteca.

 

 

Presente gnómico o atemporal: acción que se desarrolla fuera del tiempo; se usa en sentencias, refranes y definiciones científicas.

 

Ejemplo: Los mamíferos son animales vertebrados.

 

Presente histórico: hace referencia a acciones pasadas, situándolas así en una perspectiva más cercana.

 

Ejemplo: Cervantes publica el Quijote en 1605.

 

Presente con valor de futuro: anticipa acciones futuras; habitualmente se acompaña de referencias temporales futuras.

 

Ejemplo: El próximo viernes salgo de viaje.

 

Presente imperativo: se utiliza para dar órdenes.

 

Ejemplo: ¡Tú te callas!

 

Pretérito imperfecto:

 

Su uso general indica acción pasada durativa, sin atender a su terminación (aspecto imperfecto). En relación con otra referencia temporal, indica acción simultánea a ella o interrumpida por ella. Se usa frecuentemente en las descripciones.

 

Ejemplo: Mientras caminaba, oía el canto de los pájaros.

 

Imperfecto de apertura o cierre: sustituye al perfecto simple al comienzo o final de una narración, como variación estilística.

 

Ejemplo: Aquella mañana, Alfonso salía alegre de su casa. Compró el periódico y se tomó un café. Al rato, entraba en su oficina.

 

Imperfecto de conato: acción comenzada en el presente o futuro y no terminada.

 

Ejemplo: Llegas justo a tiempo, porque ya me iba.

 

Imperfecto de cortesía: sustituye al presente, para distanciar cortésmente una petición o pregunta.

 

Ejemplo: Buenos días. Quería que me informara sobre un asunto.

 

Imperfecto de contrariedad: sustituye al presente para indicar una acción que no ha producido los efectos favorables esperados.

 

Ejemplo: Hoy que íbamos de excursión, se pone a llover.

 

Imperfecto-futuro: sustituye al condicional en la apódosis de oraciones condicionales. Es uso coloquial.

 

Ejemplo: Si tuviera dinero, me lo compraba.

 

Pretérito perfecto simple: Su uso normal indica acción pasada terminada (aspecto perfecto). Se usa para narrar.

 

Ejemplo: Compró el periódico y se tomó un café.

 

Como variación estilística, sustituye al perfecto compuesto para indicar una acción terminada en el presente, pero que se quiere presentar como alejada hacia el pasado.

 

Ejemplo: ¡Por fin terminé!

 

Pretérito perfecto compuesto: Indica acción terminada cuyas consecuencias existen en el presente. Se suele combinar con referencias temporales presentes.

 

Ejemplo: Este año ha llovido poco.

 

Sustituye al perfecto simple, como variación estilística, para indicar acciones terminadas en el pasado que se quieren presentar como cercanas.

 

Ejemplo: La semana pasada me he comprado una moto.

 

Sustituye al futuro para presentar acciones venideras como ya ocurridas.

 

Ejemplo: Dentro de un momento te he solucionado el problema.

 

Pretérito pluscuamperfecto: Uso normal: acción pasada anterior a otra acción también pasada.

 

Ejemplo: Cuando llegué, ya había salido.

 

Sustituye al condicional compuesto en la apódosis de oraciones condicionales pasadas.

 

Ejemplo: Si hubiera tenido dinero, me lo había comprado.

 

Pretérito anterior: Indica acción pasada inmediatamente anterior a otra acción también pasada. Se usa casi exclusivamente en el registro escrito culto; en otros registros se sustituye por el pluscuamperfecto o el perfecto simple.

 

Ejemplo: En cuanto hubo terminado de hablar, se marchó.

 

Futuro: Acción posterior al momento presente.

 

Ejemplo: Este verano pasaré las vacaciones en el extranjero.

 

Conjetura o incertidumbre en el presente.

 

Ejemplo: Ahora mismo serán las diez y media.

 

Sustituye al imperativo o al subjuntivo con valor de mandato, dando así énfasis a la orden.

 

Ejemplo: ¡No matarás!

 

Puede sustituir al presente para indicar cortesía o acción atenuada.

 

Ejemplo: ¿Querrá usted decirme la hora?

 

Condicional: Acción posterior a otra acción pasada.

 

Ejemplo: Me comentó que se presentaría a las oposiciones.

 

Aparece en la apódosis de oraciones condicionales hipotéticas.

 

Ejemplo: Si tuviera dinero, me lo compraría.

 

Conjetura o incertidumbre en el pasado.

 

Ejemplo: En aquel momento serían las diez y media.

 

Cortesía: sustituye al presente, de la misma forma que el imperfecto.

 

Ejemplo: ¿Podría darme fuego?

 

Futuro perfecto o compuesto: Acción futura anterior a otra acción también futura.

Ejemplo: Cuando llegues, ya habré terminado el ejercicio.

 

Conjetura o probabilidad acerca de una acción pasada y terminada (sustituyendo al perfecto compuesto)

 

Ejemplo: Ya habrá llegado el correo.

 

Condicional perfecto o compuesto: Acción posterior a otra acción pasada y anterior a otra acción.

 

Ejemplo: Me dijo que lo habría reparado cuando volviera.

 

Aparece en la apódosis de las oraciones condicionales en pasado.

 

Ejemplo: Si hubiera tenido dinero, me lo habría comprado.