En español hay tres modos verbales: indicativo (el hablante expresa acciones u hechos realesJuan estudia-), subjuntivo (el hablante expresa acciones u hechos posibles, hipotéticos, subjetivosOjalá estudie)) e imperativo (órdenes, mandatos, ruegos, deseos. ¡Estudia!-).

El verbo tiene formas simples (hoy estudio español) y formas compuestas (He estudiado mucho).

El verbo tiene una raíz (habl-) y una desinencia (-o). Con las desinencias podemos saber de qué personas hablamos (primera, segunda, tercera), podemos saber el número (singular y plural), el tiempo (presente, pasado y futuro) y el modo.

Los verbos tienen tres conjugaciones (se trata de usar la raíz con diferentes desinencias):

Primera conjugación: infinitivo en – ar. Ejemplo: hablar, andar.

Segunda conjugación: infinitivo en – er. Ejemplo: barrer, comer.

Tercera conjugación: infinitivo en – ir. Ejemplo: salir, vivir.

Los verbos pueden ser regulares (siempre es la misma raíz) o irregulares (diferente raíz).

Yo

amo

Bebo

Abro

Amas

Bebes

Abres

Él

Ama

Bebe

Abre

Nosotros

Amamos

Bebemos

Abrimos

Vosotros

Amáis

Bebéis

Abrís

Ellos

Aman

Beben

Abren