Llamamos tiempos al conjunto de formas verbales que presentan la acción de la misma manera y corresponden a un mismo tiempo (pasado, presente o futuro). Cada tiempo verbal consta de seis formas que varían en número y persona.

 

PRESENTE DE INDICATIVO. Verbo Llamar

Primera persona

yo

hablo

Singular

Segunda persona

tú

hablas

Tercera persona

él

habla

Primera persona

nosotros

hablamos

Plural

Segunda persona

vosotros

habláis

Tercera persona

ellos

hablan

Tiempos simples y tiempos compuestos

Las formas verbales simples constan de una sola palabra.

Habla, hablaría

Las formas verbales compuestas constan de dos palabras: una forma del verbo haber y el participio del verbo que queremos conjugar.

He hablado, habría hablado

 

 

 

MODO
INDICATIVO

 

 

Tiempos simples

Tiempos compuestos

Presente

Amo

Pretérito perfecto compuesto

he amado

Pretérito imperfecto

Amaba

Pretérito pluscuamperfecto

había amado

Pretérito perfecto simple

Amé

Pretérito anterior

hube amado

Futuro

Amaré

Futuro perfecto

habré amado

Condicional

amaría

Condicional perfecto

habría amado

 

Presente

ame

Pretérito perfecto

haya amado

MODO
SUBJUNTIVO

Pretérito imperfecto

amara o amase

Pretérito pluscuamperfecto

hubiera o hubiese amado

Futuro

amare

Futuro perfecto

hubiere amado

MODO
IMPERATIVO

Presente

ama

 

 

Tiempos imperfectos y tiempos perfectos

Tiempos imperfectos son los que presentan la acción sin acabar.

Los niños construían un castillo de arena.

El verbo construían nos informa de una acción que no sabemos si acabó.

Son tiempos imperfectos todos los tiempos simples, salvo el pretérito perfecto simple.

Tiempos perfectos son los que presentan una acción ya terminada.

Los niños construyeron un castillo de arena.

El verbo construyeron nos informa de una acción que ya acabó.

Son tiempos perfectos todos los tiempos compuestos y el pretérito perfecto simple.

Tiempo verbal y tiempo real

Los tiempos verbales sitúan la acción en un tiempo real determinado. Las formas del presente se refieran a acciones actuales, las formas del futuro se refieren a acciones venideras y las formas del pretérito se refieren a acciones pasadas.

Muchas veces, sin embargo, empleamos los tiempos verbales con un valor distinto del tiempo real que les corresponde:

Presente con valor de pasado. Se llama también presente histórico y se emplea para actualizar acciones ya pasadas.

Colón descubre América en 1492.

Presente con valor de futuro. Se emplea para referirnos a acciones venideras.

La próxima semana me voy a París.

Presente con valor habitual. Se emplea para referirnos a acciones que se repiten antes y después del momento en que hablamos.

Todos los días va a la tienda.

Presente con valor intemporal. Se emplea para referirnos a acciones que ocurren siempre.

El cielo es azul.

Presente con valor de mandato. Se emplea para dar órdenes.

Te sientas y te callas.