Perfectivos: indican acciones no duraderas: morir, cerrar, saltar

 

Imperfectivos: indican acciones que duran: cantar, leer, pintar

 

Defectivos: su conjugación carece de algún tiempo: soler (sin futuro)

 

Pronominales o Reflexivos: van junto a pronombres átonos: dormirse

 

Transitivos: van con complemento directo: Juan compra comida

 

Intransitivos: no pueden tener complemento indirecto: la chica sonrió

 

Copulativos o Atributivos: ser, estar, parecer

 

Auxiliares: completa información a otro verbo: he ganado

 

Impersonales: carecen de sujeto: nieva, llueve, truena,…

 

Regulares: su raíz es fija en todas sus formas: cantar, beber, vivir,…

 

Irregulares: su raíz no es fija: hacer, hice, hago,…