En inicial de palabra: cn-, gn, mn-, pn-, ps-, pt-

Estos grupos consonánticos iniciales solo aparecen en voces tomadas de otras lenguas, en su mayoría cultismos de origen grecolatino: cneoráceo, cnidario, gnetáceo, gnosticismo, mnemotecnia, pneuma, psicología, ptolomaico.

Estos grupos consonánticos en posición inicial resultan de difícil articulación para los hispanohablantes, de ahí que se simplifiquen en la pronunciación eliminando la primera de las consonantes: cnidario [nidário], gnóstico [nóstico], etc. Se considera, pues, válido el uso de las variantes gráficas simplificadas, aunque los especialistas prefieran mayoritariamente las grafías etimológicas.

En el interior de palabra

Grupo –bs-

La reducción del grupo –bs- en posición final de sílaba es general en la pronunciación culta. Esta reducción se refleja en la escritura, de forma que las grafías con –s- son las más usadas y las más recomendables: obscuro > oscuro, obscurecer > oscurecer, subscribir > suscribir; substancia > sustancia, substrato > sustrato.

Grupo –ns: trans-/tras-

Se usa tras-, con el sentido de ‘detrás de’, para los sustantivos que designan espacio o lugar situado detrás del designado por la palabra base: trasaltar, trascoro, traspatio, trastienda.

Se usa tras- en palabras con vigencia en el uso: trasbocar, trasfondo, trashumar, traslado, trasluz, trasnochar, traspapelar, traspasar, traspié, trasplantar, trasquilar, trastornar, trastocar, trastrocar.

Puede usarse tanto trans- como tras- cuando trans- va seguido de consonante: trasbordo o transbordo, trascendencia o transcendencia, trascribir o transcribir, trasferir o transferir; o cuando el prefijo trans- se usa para formar derivados: trasandino o transandino, trasatlántico o transatlántico, traslúcido o translúcido, trasparente o transparente.

Se usa trans- cuando el prefijo trans- se una a palabras que comienzan por s- (la s del prefijo se funde con la inicial del término base): transexual, transiberiano, transustanciación. O cuando la palabra en la que aparece trans- no es resultado de añadir el prefijo trans- a una palabra base: transación (del latín transactio), transeúnte, transición, transigir, transistor, transitar.

Grupo –st-: post-/pos-

El grupo –st- aparece en posición final de sílaba cuando el prefijo post- (‘detrás de’ o ‘después de’) se una a palabras que empiezan por consonante: post.da.ta, post.mo.der.no, post.par.to, etc. Si se une a palabras que empiezan por vocal, cada consonante se articula en una sílaba distinta: pos.te.lec.to.ral, pos.to.pe.ra.to.rio.

Es válido el uso de ambas formas, la etimológica post- y la simplificada pos-, se recomienda emplear con preferencia esta última en la escritura de todas las voces que incorporen este prefijo, tanto si la palabra base comienza por consonante como si comienza por vocal: posdata, posmoderno, poselectoral, posoperatorio.

Solo cuando este prefijo se une a palabras que comienzan por s debe mantenerse la t en la escritura: postsimbolismo, postsoviético (para evitar la secuencia gráfica –ss-, ajena al español).

Grupo –pt-

El grupo –pt- no aparece nunca en posición final de sílaba, de modo que cada una de las consonantes pertenece a una sílaba distinta: a-dep.to, es.cép-ti-co.

Las variantes sétimo y setiembre son válidas, aunque minoritarias frente a las formas etimológicas: séptimo, septiembre.

Con los participios de los verbos de la familia de escribir (terminación etimológica –scripto) se emplean exclusivamente las formas sin –p: adscrito, circunscrito, descrito, inscrito. Pero en algunas zonas de América son de uso normal formas que conservan el grupo –pt-: adscripto, circunscripto, descripto, inscripto, prescripto, proscripto, suscripto, etc.