(Del lat. energumĕnus, y este del gr. νεργομενος, poseído).

1. m. y f. Persona poseída del demonio.

2. m. y f. Persona furiosa, alborotada.

Real Academia Española

clip_image002[4]Se entiende por energúmeno a una persona poseída por los espíritus del mal mismo que un poseído del Demonio. Esta palabra griega quiere decir en su origen agitado interiormente.

La palabra energúmeno tiene una gran fuerza expresiva. Es un sustantivo, pero posee un valor adjetival, pues si como sustantivo designa a personas, al mismo tiempo las califica, al atribuirles ciertas cualidades definitorias.

En lenguaje familiar, se llaman energúmenos a aquellas personas que se hacen notar por la vehemencia de ciertos sentimientos y por la exageración con que los expresan, a todos aquellos que calificamos de frenéticos, furiosos, arrebatados, locos de atar, rabiosamente coléricos, etc.

También se aplica a personas sin educación, comúnmente se emplea energúmeno como equivalente a troglodita, bárbaro, frenético…, no sólo de manera transitoria, sino incluso en forma permanente, como definitorio de una personalidad: «Fulano es un energúmeno…».