CERCA DE MI

CERCA DE TI

LEJOS DE MI Y DE TI

este/ esta/ -os/ -as/ -o
yo, nosotros, aquí

ese/ esa/ -os/ -as/ -o
tú, vosotros, ahí

aquel/ aquella/ -os/ -as/ -o
el, ella, ellos, ellas, allí

 

 

Debe ponerse especial atención en no confundir la forma neutra terminada en –o con el masculino terminado en -e.

ESPACIO

Su función es determinar la relación espacial existente entre un sustantivo, el hablante y su interlocutor; por extensión tambien puede determinar su relación temporal. La forma est- acompaña a los sustantivos cercanos al hablante, los que se encuentran en el espacio del yo-aquí; la forma es-, a los cercanos al interlocutor, los que se encuentran en el espacio del tú-ahí; y la forma aquel-, a los que se encuentran apartados de ambos, en el espacio el-allí. Esta posición espacial tiene un paralelismo temporal de manera que lo que sucedió hace mucho tiempo utilizará aquel-, y lo más cercano est-. Suelen ir colocados antepuestos al sustantivo y tienen la misma función presentadora de los artículos, por lo que no podrán ir seguidos ni precedidos de estos.

Este libro (que tengo cerca de mí) es como ese (que está cerca de ti). No quiero aquellos pepinos que ves allí (lejos de ti y de mí).

El día 25 llegaste tarde y hoy no traes bolígrafo; esto lo puedo comprender, pero aquello no. Compra dos litros de vino y cuatro cajas de cerveza; estas, metelas en el refrigerador para que se enfríen. *Los estos árboles… Estos árboles están mal plantados.

Raramente aparecen pospuestos y en estos casos con un cierto significado despectivo.

El coche ese no funciona. El señor ese no me parece muy simpático.

Las formas pronominales neutras esto, eso y aquello  se utilizan para referirse a oraciones, temas y atri­bu­tos. Suelen usarse en las construcciones interrogativas en las que se des­conoce el genero del sustantivo, o cuando no se quiere mencionar el sustantivo.

¿Que es aquello (que se ve allí)? No se lo que será, pero se parece a esto (que está aquí). ¿Que es esto? No lo se. Eso (que tú dices) me parece poco convincente. ¿Cuánto vale esto? ¿Cuánto vale esta botella / este reloj que le estoy señalando? Póngame un poco de esto, otro poco de eso y mucho de aquello. Póngame un poco de esta ensalada que se ve aquí, otro poco de esa que se ve ahí y mucho de aquella que está allí.

TIEMPO

 

 

Primer grado de distancia

Segundo grado de distancia

Tercer grado de distancia

singular

masculino

este

ese

aquel

femenino

esta

esa

aquella

neutro

esto

eso

aquello

plural

masculino

estos

esos

aquellos

femenino

estas

esas

aquellas

adverbio correspondiente

aquí / acá

ahí

allí / allá

Cuando cumplí diez años me lo pase estupendamente. Aquel día fue inolvidable. Ayer robaron un banco. Esas cosas pasan con demasiada frecuencia. Estas vacaciones que estamos pasando son las mejores. Mañana recibiré mi primer salario, o al menos eso espero.

Posesivos

Formas con función de adjetivo (átonas)

 

singular

plural

masculino

femenino

masculino

femenino

(yo)

mi

mi

mis

mis

(tú)

tu

tu

tus

tus

(él, ella, usted)

su

su

sus

sus

(nosotros/as)

nuestro

nuestra

nuestros

nuestras

(vosotros/as)

vuestro

vuestra

vuestros

vuestras

(ellos, ellas, ustedes)

su

su

sus

sus

Nótese que sólo las formas, primera y segunda plural tienen el género marcado.

Formas con función de pronombre, atributo y adjetivo pospuesto (tónicas)

 

singular

plural

masculino

femenino

masculino

femenino

(yo)

mío

mía

míos

mías

(tú)

tuyo

tuya

tuyos

tuyas

(él, ella, usted)

suyo

suya

suyos

suyas

(nosotros/as)

nuestro

nuestras

nuestros

nuestras

(vosotros/as)

vuestro

vuestra

vuestros

vuestras

(ellos, ellas, ustedes)

suyo

suya

suyos

suyas

Cuando se utilizan como pronombres deben ir siempre precedidas del artículo correspondiente.

La concordancia de género y número es con la cosa poseída, no con el poseedor.

Mis perros son mansos, los suyos son agresivos. María tiene flores más bonitas que las mías. Sus flores son rojas y las mías de un gris parduzco. Su casa, la de Antonio, está allí; la suya, la de María, al final de la calle.

Cuando funcionan como adjetivos suelen anteponerse al sustantivo. Al igual que con los demostrativos, el sustantivo no puede llevar artículo si el posesivo está antepuesto. En este caso se utiliza la forma átona.

Este no es mi perro. Este perro no es mío. Este perro es el tuyo, porque el perro mío es más grande. El paraguas tuyo está allí; el vuestro, detrás de la puerta. Nuestra casa no tiene ventanas y la vuestra tampoco. Hoy he visto a un amigo tuyo, a Luis. – ¿A Luis? Luis no es amigo mío, es amigo suyo (señalando a María).

Cuando van pospuestos, por motivos de claridad o de énfasis, se utiliza la forma tónica y el sustantivo debe ir precedido del artículo.

Los problemas tuyos no me conciernen, ya tengo bastante con los míos. Los paquetes vuestros tienen que ser enviados.

Como atributo, tras el verbo ser, se utiliza la forma tónica con o sin artículo dependiendo de si se quiere clasificar o identificar.

Aquella casa era mía (clasificación de posesiones). Aquella casa era la mía (identificación entre la mía y la suya).

Los posesivos pueden llevar el artículo lo para expresar todo aquello que es de o todas las cosas que son de.

Lo tuyo ha llegado; yo aún estoy esperando lo mío. Dejemos las cosas claras, lo vuestro es nuestro y, naturalmente, lo nuestro es mío.

Las formas de tercera persona no distinguen entre poseedor masculino o feme­nino ni entre singular y plural, por lo que suele usarse, por motivos de clari­dad, la construcción de + pronombre personal sujeto. También puede usarse de + nombre común o propio del poseedor.

Pedro y María se han comprado sendos coches, el de él es rojo y el de ella, amarillo. El de Pedro es moderno pero el suyo, el de María, es como el del vecino, antiquísimo.

Locativos

No acompañan a los sustantivos sino a los verbos, por lo que suelen ser agrupados con los adverbios; no obstante, mencionamos aquí los locativos espaciales por estar ligados en su significado a los demostrativos. Pueden ir precedidos de preposición.

Aquí, ahí, allí. En algunas zonas hispanohablantes se usan preferentemente las variantes acá y allá.

Aquí tienes este libro que te he comprado. Te lo dejare allí junto a aquel árbol. Puedes darme ese bolígrafo que tienes ahí. Vete por ahí y llegarás antes. ¿Puedes girarte hacia allá? Ha llamado Luis y dice que ya vienen para acá.