Contenido

En toda comparación intervienen dos oraciones que se sintetizan en una sola.

Ella es alta. Él es alto. Él es tan alto como ella.

Trabaja. Puede trabajar. Trabaja más de lo que puede.
Yo como. Es necesario comer. Yo como menos de lo (que es) necesario.

La comparación podrá establecer la superioridad, inferioridad o igualdad de dos elementos.

Comparación de igualdad

En la comparación de igualdad se establece que los dos elementos de la comparación tienen un mismo valor, una misma cantidad, una misma actividad.

El segundo elemento de la comparación puede ser un sustantivo, un pronombre, un adjetivo, un adverbio o un verbo:

Tan

adjetivo, adverbio

como

tanto,-a,-os,-as

sustantivo, verbo

como

tanto (* tan mucho)

 

como

El amo es tan bueno como el esclavo. Tene­mos tantas horas de trabajo como vosotros. Tenemos tantos libros como discos. La chica es tan inteligente como trabajadora. Haremos tantos paquetes como regalos haya. Es tan amable como pensaba yo. Tiene tantos libros como me decía. Trabaja tanto como ellos. Lo hizo tan rápidamente como . Tiene tanto dinero como antes.

Comparación de no-igualdad

En la comparación de no-igualdad se expresa una diferencia de cantidad, de valor o de actividad entre los dos elementos de la comparación. Dependiendo de la categoría gramatical del segundo elemento de la comparación, la fórmula comparativa utilizará que o de.

más/menos… que

El segundo elemento de la comparación es un sustantivo (S, CoD, CI), un pronombre, un adjetivo o un adverbio.

más/menos

sustantivo/pronombre
adjetivo/ adverbio
sujeto, CD, CI, atributo

que

Luis come más pescado que carne. Luis es menos alto que Pedro. Esteban es más inteligente que Julio. Esteban es más inteligente que el chico que se llama Julio. Esteban es más inteligente que el que se llama Julio. Esteban es más inteligente que el chico que me presentaste ayer. Andrés está menos cansado que el botones. Esteban come más peras que nadie. Esteban come más que tú. El muchacho tiene menos boto­nes que la muchacha. Cristóbal es más amable que educado. El ciclista está menos cansado que enfadado. Tiene más dinero que antes. Ahora tengo menos tiempo que de joven/ de viejo. Ahora tengo menos tiempo que cuando era joven/ cuando sea viejo. He ganado más dinero este verano en Finlandia que si hubiera ido a trabajar al extranjero (Or. sub. adverbial condicional-> adverbio).

más/menos … de

El segundo elemento de la comparación es un verbo:

sustantivo/adjetivo/adverbio/Ø

de + ART.+ que

Luis come más pescado de lo que necesita. Luis come menos pescado de lo que es necesario. El director es menos inteligente de lo que pensaba yo. Su hija trabaja más de lo que le conviene. Tiene más clases de las que le han recomendado. Está más cansada de lo quepensabas. En Sevilla hay más habitan­tes de los que vosotros creíais. Le han dado mejores (más buenas) notas de las que se merece. Comía menos de lo que necesitaba. Lo hizo más grande de lo que le habían pedido. Lo ha hecho más despacio de lo que se exige. Tiene más dinero de lo que tenía antes. Ahora tengo menos tiempo de lo que tendré cuando sea viejo. No puedo darte más de lo que tengo.

Cuando el referente es un atributo de un verbo copulativo (ser, estar,…) la construcción:

de ART que ser/ estar + atributo     suele reducirse a de ART + atributo.

Ha comido más de lo que está permitido. / Ha comido más de lo permitido. Eso es más alto de lo conveniente. Hemos gastado más dinero de lo aprobado en el presupuesto. Tenía menos horas de clase de las necesarias / de las que eran necesarias para ser profesor titular.

a) Cuando el referente es un numeral (adjetivo o pronombre). Expresión de superioridad o inferioridad inexactas con cantidades.

más/menos

de

numeral (pronombre o adjetivo)

b) Bebo menos de diez cervezas al año. -¿Ah, sí? Pues yo bebo más de diez. Llevabais más de veinte años casados cuando os tocaron más de treinta millones en la lotería. No puedo darte más de cinco caramelos porque no tengo más que cinco caramelos.

c) En el esquema se menciona el uso de artículo (ART: el, la, los, las, lo) en las construcciones comparativas de no-igualdad cuando el segundo elemento de la comparación es un verbo.

Nosotros recomendamos que cuando se trate de usar el artículo masculino singular (el), se prefiera la forma neutra (lo).

Bebe más vino del que le han recomendado. Llevo más dinero del que es necesario.
Bebe más vino de lo que le han recomendado. Llevo más dinero de lo que es necesario.

La única diferencia (mínima y minúscula) entre ambas posibilidades es que en la segunda queda enfatizada "la cantidad de".

Otras estructuras de comparación o similares

Estructuras comparativas proporcionales

Cuanto,-a,-os,-as
más/menos

sustantivo/adjetivo/adverbio

más/menos

Cuanto más trabajo, más me canso. Cuanto más se lo digo, menos me es­cucha. Cuanto más insistas, peor (más malo) será. Cuanto antes (más pron­to) termines, mejor. Cuanto más cansada está, más ganas de bailar tiene. Cuanto más grande sea mejor. Cuantas más horas trabajo más gano. Cuanto más lentamente lo hagas más tarde acabarás. Cuanta más luz haya, mejor veremos.

tanto

… (x)…

como … (y) …

Tanto ella como él son amigos míos. Tanto unos como otros comprendieron el problema. Tanto si lo haces así como si lo haces de la otra manera, no te saldrá bien.

Notas

tan (cuantificador indefinido)

tan adjetivo/adverbio que

Es tan engreído que nadie le escucha. Estaba tan roto el libro que tuvimos que tirarlo. Habla tan rápidamente que nadie le entiende.

tanto/a/os/as sustantivo que

Tiene tantos libros que no sabe dónde ponerlos. Tengo tanto frío que me voy a casa a calentarme.

tanto que

Trabaja tanto que no sabe en qué mundo vive. Corre tanto que no hay quien le dé alcance.

"Sólo/solamente/(exactamente)"

no … más que

Habla poco porque no tiene más que 11 meses. Estaba cansado y no comió más que un poco. Es una niña, sólo tiene 9 años/ no tiene más que 9 años. No me has dado más que 1223, dame más. Sólo me dijo lo que acabo de contarte. No me dijo más que lo que acabo de contarte. No puedo darte más que lo que tengo. No puedo darte más de cinco caramelos porque no tengo más que cinco caramelos.

(Silogismo (ejemplos de estructuras comparativas proporcionales) Imagínate un trozo de queso suizo todo lleno de agujeros. Cuanto más queso, más agujeros. Cada agujero ocupa el lugar en el que debería haber queso. Por lo tanto, cuanto más agujeros, menos queso. Cuanto más queso, más agujeros y cuanto más agujeros, menos queso. Conclusión: cuanto más queso, menos queso.