clip_image002Ciudades fronterizas como El Paso y Las Cruces han sido claves para que Estados Unidos sea el segundo país en donde más se habla español, esto de acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Cervantes.

 

De acuerdo con el reporte ‘Español, una lengua viva’, en México hay 121 millones de personas que hablan español; en Estados Unidos, 52.6 millones; en Colombia, 48, y en España lo hablan 47 millones.

De Estados Unidos, California tiene 14 millones 900 mil personas que hablan español, seguido por Texas con 10 millones 351 mil y Arizona con 2 millones 39 mil 639.

En el documento se precisa que en Estados Unidos 41 millones de personas tienen el español como lengua nativa, mientras que otros 11.6 millones son bilingües.

El informe marca que para el 2050, unos 138 millones de estadounidenses podrán entenderse en español, y podría ser la nación en donde más se hable este idioma en el mundo.

También se menciona que en Estados Unidos, un total de 21 millones de personas estudian español como lengua extranjera, lo que supone un aumento de casi 1.5 millones con respecto al 2014.

Además, el español es la segunda lengua más utilizada en las dos principales redes sociales del mundo: Facebook y Twitter.

Y el número de usuarios de Facebook en español coloca a este idioma por encima del portugués y del francés.

El estudio señala que la importancia económica de una lengua se mide teniendo en cuenta diferentes factores como su número de hablantes, su extensión geográfica, el número de países en los que tiene rango oficial y otra serie de variantes.

Según el informe, el poder adquisitivo hispano ascendió de 212 billones de dólares en 1990 a $978 billones en 2009.

Herramienta invaluable

Para Robert Harland, profesor de español en la Universidad Estatal de Mississippi, el avance del español en los Estados Unidos es palpable desde diferentes ángulos.

‘Creo que es perfectamente posible el resultado del estudio del Instituto Cervantes, dados los niveles altamente variables de educación de la población de habla hispana, sus habilidades lingüísticas van a estar en niveles muy diferentes’, dijo el profesor originario de Inglaterra, pero que ahora domina y enseña el español.

‘Cuando llegué a los Estados Unidos, tomé el trabajo de maestro de español y francés en UTEP, y todo se acomodó muy bien con el español porque pude aprender más al compaginarlo en una comunidad como la de El Paso, con la literatura y mi vida social’, sostuvo Harland.

Situación similar es la del comunicador Paul Cicala, originario de Arizona, y quien decidió estudiar en la Ciudad de México y Chapingo, Puebla, para perfeccionar su español, y poder así enriquecer su trabajo.

‘Tú sabes, es muy pero muy importante hablar español. Sobre todo para nosotros que hemos vivido en la frontera, y que podemos aportar algo extra a nuestras comunidades al hablar su idioma, al estar cerca’, dijo el periodista que trabaja en Tucson, después de hacer lo propio en El Paso por 3 años.

‘En Tucson somos 50 por ciento hispanos, el resto es blanco, muy pocos asiáticos y afroamericanos, y yo me siento más tucsonense que el nopal, o debo decir que el Sahuaro’, sostuvo Cicala con un acostumbrado buen humor.

‘El hablar español te abre las puertas a dónde vas, no sólo en Estados Unidos, sino en el mundo entero’, dijo el periodista que ha ganado diferentes premios Emmy por sus coberturas en Ciudad Juárez, Colombia y Perú tanto para televidentes de habla inglesa e hispana.

jsalas@diariousa.com

rcarrillo@diariousa.com