POR ALFRED LÓPEZ 02 DE JULIO DE 2015

imageConocemos como pomada al ungüento que se aplica por razones medicinales o cosméticas, pero no a todas esas sustancias se las llama por ese nombre ya que el mismo estaba reservado para aquellas que llevaban alguna fruta que les proporcionase un mejor aroma.

Y es que desde la antigüedad se ha creado todo tipo de cremas y las mismas estaban compuestas de todo tipo de productos, muchos de ellos dándole un desagradable olor.

Ese fue el motivo por el que se empezó a añadir trozos de frutas para hacerlas más agradable al olfato, derivando dicho ungüento en el nombre ‘pomada’ (cuyo significado era ‘afrutada’).

Pomada proviene del término en latín ‘pomum’, la palabra con la que antiguamente se designaba a aquellas frutas que tenían pepitas. De ahí pasó a llamar a esa sustancia grasa pomata en italiano o pommade en francés.

En muchos idiomas se utilizó el vocablo pomum (y sus derivados) para llamar a una fruta concreta: la manzana (en italiano pomo, en francés pomme o en catalán poma, por dar tres ejemplos).