Se puede reconocer el complemento indirecto sin necesariamente recurrir al significado, gracias a los criterios siguientes:

No se puede suprimir;

Se puede difícilmente desplazar (no el complemento directo);

No juega ningún papel en la frase pasiva;

Se construye con preposición

 

El sustantivo que ejerce la función de complemento indirecto puede ser remplazado por un pronombre personal complemento indirecto:

 

Persona

Pronombre

Comentarios

singular

Primera

me

 

Segunda

te

 

Tercera

le (se)

Invariable tanto para el masculino como para el femenino o para el neutro.

plural

Primera

nos

 

Segunda

os

 

Tercera

les (se)

Invariable tanto para el masculino como para el femenino o para el neutro.

 

 

Ejemplos:

 

¿Me das una aspirina?

 

 

Te doy dinero.

 

 

Regalo un jarrón a Felipe.

Le regalo un jarrón.

Se lo regalo.

Enseño una fotografía a Julia.

Le enseño una fotografía.

Se la enseño.

El camarero nos sirve una cerveza.

 

 

No os permito venir usar mi coche.

 

 

Leo un cuento a los niños.

Les leo un cuento.

Se lo leo.

Explico una historia a mis amigas.

Les explico una historia.

Se la explico.

 

También la preposición para puede regir este tipo de complemento:

 

Ejemplos: 


Fabián compra perfume para su novia.

Fabián le compra perfume.

Es muy frecuente en español el fenómeno de la reiteración o uso pleonástico del complemento indirecto para dar énfasis, a saber, encontrar un doble complemento indirecto, o mejor aún, el grupo dativo doblado por un pronombre complemento indirecto.

 

Ejemplos:


Le doy un consejo a mi hijo. (A mi hijo es el complemento indirecto, pero se refuerza con el pronombre personal correspondiente).

 
¿Por qué no me lo das a mí?


¡A ti ya te he dado un regalo!

 

Otra particularidad del español es el uso preferente del pronombre personal indirecto en construcciones que corresponden a construcciones con adjetivo posesivo en otros idiomas.

 

Ejemplos:
Me pongo el sombrero, en vez de Me pongo mi sombrero sobre mi cabeza.
Me duele la espalda, en vez de Mi espalda hace daño a mí.