AULAS DE ESPANHOL

Deja un comentario

HORARIO: CLASES DE ESPAÑOL

DÍA

LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

JUEVES

VIERNES

SÁBADO

08.00

ALEX, TATIANA, CAYUS

08.00 A 09.00

PAULO TASCA Y CARLOS OSAIDA

AYTY

08.00 A 09.00

ALEX, TATIANA, CAYUS

08.00 A 09.00

PARIPASSU 1

SABRINA

08.30 A 10.00

PAULO MÜLLER

08.00 A 09.00

AYTY

HORARIO POR INTERNET

08.30

09.00

09.30

GIAMPAOLO

BUSO

09.30 A 11.00

HORÁRIO DISPONÍVEL NO CENTRO DE FLORIANÓPOLIS

 

AS TRÊS PRIMEIRAS SEMANAS DO MÊS

MARCOS SANTOS

09.30 A 10.30 ÚLTIMO DEL MÊS

PARIPASSU 2

DANIELA

10.00 A 11.30

HORÁRIO DISPONÍVEL NO CENTRO DE FLORIANÓPOLIS

10.00

10.30

ALINE 09:30 A 11:00  1, 2, 3 DEL MES

11.00

11.30

12.00

MANUELLA

EDUARDO

AYTY

12.00 A 13.00

HERCILIO

AGOMAR

WELLINGTON

FELIPE

AYTY

12.00 A 13.00

MANUELLA

EDUARDO AYTY

12.00 A 13.00

PAULO  TASCA

AYTY

12.00 A 13.00

HERCILIO

AGOMAR

WELLINGTON

FELIPE

AYTY

12.00 A 13.00

12.30

13.00

VAGNER

BELMIRO

AYTY

13.00 A 14.00

ANA CAROLINA Y FABIANE

13.00 A 14.00

VAGNER

BELMIRO

AYTY

13.00 A 14.00

ANA CAROLINA Y FABIANE

13.00 A 14.00

13.30

14.00

DANILO PAVEI

14.00 A 15.30

14.30

PARIPASSU

SABRINA

14.30 A 16.00

 

15.00

DANILO PAVEI

14.45 A 16-15

DANILO PAVEI

14.45 A 16-15

DANILO PAVEI

14.45 A 16-15

15.30

16.00

16.30

PARIPASSU 2

DANIELA

16.00 A 17.30

17.00

17.30

CAMILA

17.00 A 18.30

ALINE

ÚLTIMO MIÉRCOLES DEL MES

17:00 A 18.30

CAMILA

17.00 A 18.30

18.00

18.30

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

19.00

JESSICA DINIZ

19.30 A 21.00

 

 

 

JESSICA DINIZ

19.30 A 21.00

 

 

19.30

HORARIO POR INTERNET

HORARIO POR INTERNET

 


LA HISTORIA DEL HUEVO DE PASCUA

Deja un comentario

clip_image002De acuerdo a la concepción cristiana, durante la Semana Santa se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Es el momento más sobresaliente del calendario litúrgico.


Ahora bien, la pregunta es ¿qué relación tienen los íconos de la Pascua que hoy conocemos, tales como los huevos, las roscas y los conejos, con esta celebración? ¿Verdaderamente, se otorga hoy el mismo sentido religioso a este acontecimiento como en la antigüedad?

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha observado distintas festividades, consideradas sagradas para muchos feligreses. Sin embargo, con frecuencia ocurre que lo sagrado se mezcla con lo profano, formando un sincretismo de múltiples culturas. Muchas observancias paganas fueron cambiando de fecha, hasta coincidir finalmente, con la celebración de la Pascua.


El verdadero origen de la Pascua se remonta al año 1513 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto, hacia la Tierra Prometida. Se celebraba cada año, como recordatorio de la liberación del pueblo hebreo.
En la víspera del primer día, se comían hierbas amargas mojadas en vinagre, para recordar la tristeza de la servidumbre. Y se narraban en tono cadencioso cánticos que hacían alusión a las diez plagas de Egipto.


El cordero de Pascua era escogido por cada familia. Con el tiempo, la ceremonia de inmolación fue llevada a cabo por la clase sacerdotal. El animal debía ser un macho cabrío, sano y de un año de edad. Se inmolaba al finalizar el día; y por la noche se comía con lechugas amargas. No estaba permitido romper sus huesos, ni dejar restos de carne. Por esta razón, los israelitas se reunían en grupos, para cumplir con las prescripciones de orden sagrado. Durante los siete días posteriores al 14 de Nisán (mes del calendario israelita correspondiente a marzo – abril del calendario español), el pueblo hebreo sólo comía pan sin levadura (no fermentado), al que llamaban "ázimo" o "pan de aflicción".


Por su parte, para los cristianos, la Pascua es la fiesta instruida en memoria de la resurrección de Cristo.

El registro bíblico dice que la noche anterior a su muerte, Jesús se reunió con sus discípulos para celebrar la Pascua judía. Posteriormente, instituyó lo que se conoce como la "Cena del Señor", y dijo a sus apóstoles "Sigan haciendo esto, en memoria de mi" (Lucas 22:19). La Cena del Señor debía celebrarse una vez al año; con ella se conmemoraba la muerte de Cristo.

La Nueva Enciclopedia Británica explica que los primeros cristianos celebraban la Pascua del Señor, al mismo tiempo que los judíos, durante la noche de la primera luna llena pascual (del día 14 de abib), del primer mes de primavera (14-15 de Nisán).


A mediados del siglo II, la mayoría de las iglesias había trasladado esta celebración, al domingo posterior a la festividad Judía. El Viernes Santo y el día de la Pascua Florida no empezaron a celebrarse como conmemoraciones separadas en Jerusalén, hasta finales del siglo IV. (Fuente: Seasonal Peast and Festivals).

Antiguamente, los clérigos eran los encargados de bendecir el cordero pascual y luego lo repartían entre ellos. Más tarde, el cordero fue sustituido por pequeños pasteles de carne de cordero, que se distribuían a los feligreses, luego de la misa.


Otros registros históricos mencionan que los orígenes de la Pascua Florida (en inglés "Easter") se remontan a la fiesta primaveral en honor a la diosa teutónica de la luz y la primavera, conocida como "Easter". (The Westminster Dictionary of the Bible).

La primavera era una época sagrada para los adoradores fenicios del sexo. Los símbolos de la diosa de la fertilidad; "Astarté" o "Istar" eran el huevo y la liebre. En algunas estatuas se la representa con los órganos sexuales toscamente exagerados, mientras que en otras figuras aparece con un huevo en la mano y un conejo a su diestra.


La popularidad de esta deidad, se debió en parte a la amplia difusión que tuvo en la antigüedad la prostitución sagrada, como pare del culto.


En Cartago, se descubrieron urnas de colores brillantes, debajo de monumentos erigidos en honor a esta diosa, que contenían huesos carbonizados de niños y adolescentes.


Sucede que los padres de las pequeñas víctimas (por lo general, personas de alto rango y con títulos) esperaban que los dioses bendijeran sus riquezas e influencias, mediante estos sacrificios humanos.

Según el libro Medieval Holidays and Festivals: "La celebración de la Pascua Florida recibió su nombre (Easter), en honor a Eostre, diosa germánica del alba y la primavera".


Cuenta la leyenda, que Eostre abrió las puertas del Walhalla, para recibir a Valder, conocido como el Dios Blanco, debido a su pureza y también, como el Dios Sol, porque se creía que su frente suministraba luz a la humanidad. Originalmente, estos ritos de la primavera fueron concebidos para "ahuyentar a los demonios del invierno".

Son notables las similitudes de los ritos; incluso la semejanza léxica y morfológica que tiene la palabra inglesa Easter (Pascua Florida), apenas diferenciada del nombre de la diosa pagana de la antigüedad (The Two Babilons, de Alexander Hislop).

Fue así como poco a poco, la tradición fusiona el significado cristiano con ceremonias paganas. Aquellos rituales, imposibles de desarraigar eran reasimilados bajo nuevas formas. El júbilo por el nacimiento del sol y por el despertar de la naturaleza, se convirtió en el regocijo por el nacimiento del sol de la justicia y por la resurrección de Cristo.

LOS SÍMBOLOS DE PASCUA

La introducción de celebraciones folklóricas en la liturgia cristiana, no dejan de asombrarnos. Sin duda, de todas las costumbres pascuales, la más popular es la de los huevos de Pascua.


Durante mucho tiempo, estuvo prohibido comer en Cuaresma; no solo carne, sino también huevos. Por eso, el día de Pascua, la gente corría a bendecir grandes cantidades de ellos, para comerlos en familia y distribuirlos como regalo, a vecinos y amigos.

Durante la Edad Media, en Semana Santa, era común que los censos feudales se pagaran con huevos. Y se estipulaba que el día de pago fuese el domingo de Pascua.


En Francia, por ejemplo, los estudiantes organizaban la "Procesión de los Huevos". Se reunían en parques y plazas y de allí partían hasta la iglesia principal. Durante el trayecto, golpeaban las puertas de las casas, para que cada familia les regalara huevos, que a posteriori serian bendecidor por un Cura párroco.


En esa época renacía el espíritu festivo. De las iglesias colgaban cientos de banderas y panderetas. Y cada joven llevaba colgado de su cuello, un cesto de mimbre lleno de huevos. Los más adinerados se hacían acompañar por jóvenes pajes, vestidos con telas multicolores de raso o de seda. La mayor parte de la colecta se destinaba para los hospitales de leprosos, o para los indigentes.


El ayuno era obligatorio. Por esta razón, se adopta la costumbre de cocer huevos y almacenarlos. Recién en la época del rey Luis XIV, se introdujo la idea de pintarlos, para después venderlos.


Entre los siglos XVII y XVIII, a la salida de la misa pascual, se ofrecían al monarca cestas cargadas de huevos dorados y decorados artísticamente.


En Hungría, era común que el lunes de Pascua, los pretendientes acecharan desde el amanecer a las jóvenes de su aldea, para llevarlas junto a las fuentes. Jugueteaban con ellas, las tomaban desprevenidas y les arrojaban en la cabeza un enorme cubo de agua. No conformes con esto, los muchachos reclamaban a sus víctimas una retribución, así que la joven debía entregarle a su pretendiente un huevo y un beso. Ciertamente, esta costumbre estaba mucho más asociada con los festejos de primavera que con el verdadero significado cristiano de la Pascua.


En cuanto al sentido religioso, en la historia, el huevo ha sido un elemento muy importante, dentro de las cosmogonías más primitivas.


En la India y en países semitas de la región oriental, el huevo ha representado el germen primitivo, escondido en el agua.


En la cosmogonía védica se cree que las aguas originarias se elevaron y dieron origen a un huevo de oro, del cual salió el creador del mundo.


En Egipto, el simbolismo del huevo se asemeja al mito griego de la Caja de Pandora. Se cree que el dios Osiris y su hermano, Tifón, lucharon respectivamente e introdujeron todos los bienes y males del mundo en un huevo. Al romperse el mismo, todos los males se distribuyeron por el planeta.

También en Persia, como en Grecia y Roma, era muy común pintar huevos y comerlos en las fiestas, en honor a la primavera.

LAS HOGUERAS DE PASCUA

Originalmente, el incendio de hogueras, durante la época de la Pascua fue prohibido por la iglesia, por ser considerado como un símbolo pagano.


Sin embargo, en Irlanda, San Patricio introdujo esta práctica, con el fin de sustituir la costumbre de los druidas, de encender hogueras en honor a la primavera, por el símbolo del fuego religioso y cristiano, en honor a Cristo.
Este rito llegó a ser tan popular, que los Papas no tuvieron más remedio que incorporarlo a la liturgia de la iglesia occidental, hacia las postrimerías del siglo noveno.

 

(The Easter Book, de Francis Weiser, S.J.).

Tradiciones Pascuales alrededor del mundo.

La Pascua tiene distintas manifestaciones, en diversos lugares del planeta.


En Jerusalén (cuyo nombre significa "Doble Procesión de Paz"), la celebración comienza con una serie de procesiones. El Viernes Santo, miles de feligreses cristianos reconstruyen las últimas pisadas de Jesús. Más tarde, los peregrinos visitan el Santo Sepulcro; la tumba donde, según la tradición se colocó a Cristo. Mujeres vestidas de negro ungen la piedra sepulcral con aceite; lloran sobre ella y la besan.
En la Ciudad del Vaticano, el Papa celebra una misa especial. Para esta ocasión acude todo el cuerpo diplomático; centenares de cardenales, prelados y sacerdotes y monjas, además de miles de peregrinos, que llenan la Plaza de San Pedro.
Sin embargo, la Pascua no siempre es sinónimo de solemnidad, misa y peregrinación. Pues muchas de estas "nuevas formas" de celebración tienen raíces en costumbres autóctonas y supersticiosas.


Para algunos filipinos, por ejemplo, la Semana Santa -conocida como "Mahal na Araw”- es una época para infligirse castigo. Pese a que esta práctica ha sido condenada por la Iglesia, muchos, queriendo hacer expiación pública de sus pecados, siguen practicando la flagelación.


Algunas mujeres se dirigen a distintos santuarios y limpian las imágenes de Cristo con un pañuelo. Luego, se aplican la prenda sobre el cuerpo, creyendo que de ese modo curarán alguna afección.


En ciertas regiones de Guatemala, los indios quichés oran arrodillados ante mazorcas de maíz (alimento básico de este pueblo). Sucede que la celebración de estos ritos tradicionales, en honor a la fertilidad, coincide con la Semana Santa. Su esperanza es que la Pascua les traiga una cosecha abundante.

En otros países, los agüeros influyen notablemente en esta celebración.


Los finlandeses, en la noche anterior al inicio de Semana Santa están a la caza de los gnomos…, unas "criaturas parecidas a brujas" -según narra la tradición-, que cometen todo tipo de vandalismos, contra su ganado y sus propiedades. Se cree que estos supuestos gnomos, son en realidad mujeres ancianas, que llevadas por la envidia encuentran un malicioso placer causando infortunio a los vecinos más prósperos.

 

 

AL QUE LE QUEPA EL SAYO QUE SE LO PONGA

Deja un comentario

clip_image002Es una frase que suele aplicarse en el momento en que se hace una reprimenda o llamado de atención, sin mencionarse quién es el destinatario, por eso se la deja «flotando» en el ambiente para que el «interesado» la interprete. El sayo era un vestido sin botones que cubría desde el cuello hasta las rodillas.

EL IMPERATIVO

Deja un comentario

El modo Imperativo se usa en mandatos directos e implican que el hablante (emisor) se dirige directamente al receptor. 

Ejemplos:

 

Hijo, come vegetales. (La madre le dice directamente al niño, le ordena, que coma vegetales.)

 

Laura y Rosa, estudien los verbos. (El profesor le pide directamente a las chicas que estudien los verbos.)

 

Formación

 

Si el hablante se dirige a la segunda persona singular TÚ: Se usa la tercera persona singular (él o ella) del presente indicativo del verbo deseado.

 

, habla, come, bebe, lee, estudia, aprende, ven, di, recomienda, espera, -compra, ahorra…

 

IRREGULARES

Decir

di

Salir

sal

Hacer

haz

Ser

Ir

ve

Tener

ten

Poner

pon

Venir

ven

 

 

Si el hablante se dirige a la segunda persona singular formal USTED: Se usa la tercera persona singular del presente de subjuntivo del verbo deseado.

 

Usted, hable, coma, beba, lea, estudie, aprenda, venga, diga, recomiende, espere, compre, ahorre…

 

Usted, Señor García, lea todos los papeles y luego firme.

 

Profesora, dígame lo que se hizo en clase la semana pasada.

 

Si el hablante se dirige a la segunda persona plural formal USTEDES: Se toma la tercera persona plural del presente de subjuntivo del verbo deseado.

 

Ustedes, hablen, coman, beban, lean, estudien, aprendan, vengan, digan, recomienden, esperen, compren, ahorren…

 

Rosa y Pepa, busquen el periódico.

Alumnos, háganme preguntas.

 

Si el hablante se dirige a la segunda persona plural informal VOSOTROS: Se usa el infinitivo al cual se le saca la r y se agrega una d.

 

Vosotros, hablad, comed, bebed, leed, estudiad, aprended, venid, decid, recomendad, esperad, comprad, ahorrad…

 

Hablad, chicos, no se queden mudos.

Hijos, haced lo que os digo.

 

Si el hablante se dirige a la primera persona plural NOSOTROS: Se usa la 1era persona plural del presente del subjuntivo del verbo deseado.

 

Nosotros, hablemos, comamos, bebamos, leamos, estudiemos, aprendamos, vengamos, digamos, recomendemos, esperemos, compremos, ahorremos…

 

Pasemos por el bar para tomar una cerveza.

Esperemos a Carlos para irnos juntos.

 

Uso de los pronombres con el imperativo

 

Como sabes el orden normal de los pronombres de objeto directo e indirecto sigue esta regla:

INDIRECTO – DIRECTO – VERBO

 

Indirecto (le, les, se), directo (la/las, lo/los), verbo

 

Ejemplo: Carlos compra flores para María.          Carlos se las compra.

 

Sólo hay tres excepciones a esta regla:

 

Infinitivos: Carlos quiere comprárselas.

 

Gerundios: Carlos está comprándoselas.

 

Imperativos: Carlos, cómpraselas.

 

Ejemplos:

 

Habladme

Vete

Estudiémoselas

Cerradla

Bebámoslo

Póntelo

Díganmelo

Comámoslo

Quítatela

Tráiganmelas

Leámosles

Cantémoselas

 

No es necesario que un imperativo tenga ambos tipos de pronombres. Puede tener sólo uno.

 

Mandatos indirectos y Negación de mandatos directos

 

Para mandatos indirectos [Carlos dice que comas] y la negación de mandatos directos [Tú, no comas.] se utiliza el modo subjuntivo para todas las personas.

 

                   

 

persona

Mandato directo

Imperativo

Mandato indirecto

Subjuntivo

Negación de mandato directo o indirecto

subjuntivo

 

Come patatas.

Dice que, Quiere… que comas patatas.

No comas patatas.

USTED

 

Coma patatas.

Dice que coma patatas.

No coma patatas.

VOSOTROS

 

Comed patatas.

Dice que comáis patatas.

No comáis patatas.

USTEDES

 

Coman patatas.

Dice que coman patatas.

No coman patatas.

 

Regularmente no se formulan mandatos en primera persona singular y es lógicamente imposible dar un mandato directo a la tercera persona ya sea singular o plural.  Pero, en el caso en el cual un contexto extraño o la imaginación sobreactiva de alguna persona lo permita, entonces, se usaría el presente del subjuntivo.

 

Ejemplo:

Que yo adelgace.

Que él sea bueno.

Que ellas lo hagan bien.

 

 

 

 

 

CONECTORES O NEXOS

Deja un comentario

En Lingüística, se denomina conector a una palabra o un conjunto de palabras que une partes de un mensaje y establece una relación lógica entre ellas. Permite la adecuada unión de los enunciados en un texto, lo cual facilita su comprensión.

 

Los conectores indican la relación lógica entre oraciones y párrafos.

 

Los conectores unen el texto. Sirven para explicar, ejemplificar, justificar, contrastar, modificar, distribuir o resumir la oración anterior.

 

Los conectores pueden ser palabras, oraciones o conjuntos de oraciones, por lo tanto unen desde lo más breve hasta lo más extenso. Aparecen más frecuentemente en los textos escritos que en el lenguaje hablado, debido a que el contexto es completamente distinto, y un desarrollo lógico de las ideas hace necesario que los conectores estén explícitos.

 

En general, los conectores por excelencia son los adverbios, las frases adverbiales, las preposiciones, las conjunciones y expresiones preposicionales.

 

TIPOS DE CONECTORES

 

Independientemente de que la relación entre los enunciado sea de coordinación o de subordinación, y de que sean conjunciones, adverbios u otras expresiones, los conectores poseen en sí mismos una connotación propia, la cual caracteriza el tipo de relación que se produce entre los enunciados.


Aditivos o copulativos: Expresan suma de ideas.

Noción de suma: y, además, también, asimismo, también, por añadidura, igualmente.

Matiz intensificador: encima, es más, más aún.

Grado máximo: incluso, hasta, para colmo.

 

Disyuntivos: o, u, ya, bien, sea, que.

 

Adversativos u opositivos. Expresan diferentes relaciones de contraste entre enunciados

Concesión: aunque, con todo, a pesar de todo, aun así, ahora bien, de cualquier modo, al mismo tiempo.

Restricción: pero, sin embargo, no obstante, en cierto modo, en cierta medida hasta cierto punto, si bien, por otra parte.

Exclusión: por el contrario, en cambio.

Causativos-Consecutivos. Expresan relaciones de causa o consecuencia entre los enunciados.

 

Consecutivos: por tanto, por consiguiente, de ahí que, en consecuencia, así pues, por consiguiente, por lo tanto, por eso, por lo que sigue, por esta razón, entonces, entonces resulta que, de manera que .Causales: porque, pues, puesto que.

 

Comparativos. Subrayan algún tipo de semejanza entre los enunciados.

Del mismo modo, igualmente, análogamente, de modo similar, como, así como, más… que, menos… que, igual… que, tan… como.

 

Reformulativos. Indican que un enunciado posterior reproduce total o parcialmente, bajo otra forma, lo expresado en uno o más enunciados anteriores.

 

Explicativos: es decir, o sea, esto es, a saber, en otras palabras, mejor dicho.

 

Recapitulación: en resumen, en resumidas cuentas, en suma, total, en una palabra, en otras palabras, dicho de otro modo, en breve, en síntesis.

 

Ejemplificación: por ejemplo, así, así como, verbigracia, particularmente, específicamente, incidentalmente, para ilustrar.

 

De orden. Señalan las diferentes partes del texto.

 

Comienzo de discurso: bueno, bien (en un registro coloquial): ante todo, para comenzar, primeramente (en un registro más formal), primero.

 

Cierre de discurso: en fin, por último, en suma, finalmente, por último, terminando, para resumir.

 

Transición: por otro lado, por otra parte, en otro orden de cosas, a continuación, acto seguido, después.


Digresión: por cierto, a propósito, a todo esto.

 

Temporales: después (de), después (que), luego, desde (que), desde (entonces), a partir de… antes de, antes que, hasta que, en cuanto, al principio, en el comienzo, a continuación, inmediatamente, temporalmente, actualmente, finalmente, cuando.

 

Espaciales: al lado, arriba, abajo, a la izquierda, en el medio, en el fondo.

 

Condicionales: si, siempre que, en caso que, mientras que, a no ser que, según, con tal que, si, siempre y cuando.


Conectores de certeza: indudablemente, claro, es evidente, en realidad, como nadie ignora, como es por muchos conocido, etc.

 

De énfasis: ciertamente, lo que es más im­portante, enfatizando, repitamos.

 

LOS PRONOMBRES

Deja un comentario

Los pronombres son palabras de significación ocasional. Esto quiere decir que cambian su significado según la situación comunicativa o el contexto discursivo.

Lean el siguiente ejemplo:

 

Lucas y Javier están sentados en el living de su casa. Suena el teléfono.

Yo atiendo dice Lucas

Yo atiendo dice Javier.

¿A quién designa la palabra yo? En un caso, a Lucas; en el otro, a Javier. Tiene significados diferentes en las dos oraciones, porque adquiere significación en la situación comunicativa. En ambos casos, yo designa al emisor, por lo tanto su significado se modifica con cada cambio de emisor en una conversación. La palabra yo es un pronombre.

Desde el punto de vista semántico, los pronombres se clasifican en dos grandes grupos: los que se cargan de significado en la situación comunicativa y los que dependen del discurso.

 

Pronombres del primer grupo

El primer grupo incluye tres clases: personales, demostrativos y posesivos.

 

Pronombres personales

Designan a las personas que participan en la comunicación: la primera persona (yo, nosotros) corresponde al emisor; la segunda (vos, ustedes, etcétera), al receptor y la tercera (él, ellas, etcétera), a la persona de la cual se habla, pero que no participa de la conversación.

 

 

Singular

Plural

1ª persona

yo, me, mí, conmigo

nosotros, nosotras, nos

2ª persona

tú, usted, te, ti, le, contigo

vosotros, vosotras, ustedes, os, los, las, les

3ª persona

él, ella, lo, la, le, se

ellos, ellas, los, las, les, se

 

Los pronombres personales suelen usarse en una posición enclítica, es decir, adheridos al final de formas verbales. Se los denomina pronombres enclíticos. Por ejemplo:

Voy a peinarla bien.               

Estaba mirándose en el espejo.                 

Tráeme el diario.

Pronombres posesivos

Señalan una relación de pertenencia. Algunos tienen una forma plena y otra apocopada (abreviada), que se utiliza delante de los sustantivos. Por ejemplo: La decisión fue mía. / Fue mi decisión. “Mía” es la forma completa; “mi” es la forma apocopada.

Estos pronombres concuerdan en número con la palabra a la que modifican y en persona con el “poseedor”.

 

 

Singular

Plural

primera persona

mío, mía, mi

nuestro, nuestra

míos, mías, mis

nuestros, nuestras

segunda persona

tuyo, tuya, tu

vuestro, vuestra

suyo, suya, su

tuyos, tuyas, tus

vuestros, vuestras

suyos, suyas sus

tercera persona

suyo, suya, su

suyos, suyas, sus

 

Pronombres demostrativos

Los pronombres demostrativos indican una relación de distancia entre el objeto o ser señalado y el hablante.

 

primera persona

este, esta, esto, estos, estas

aquí, acá

segunda persona

ese, esa, eso, esos, esas

ahí

tercera persona

aquel, aquella, aquello, aquellos, aquellas

allá

 

Pronombres del segundo grupo

Los pronombres del segundo grupo se clasifican del siguiente modo:

 

Relativos

Enfáticos

Indefinidos

que, quien/es, cual/es, cuanto/a/os/as, cuyo/a/os/as, donde, cuando, como

Son los pronombres interrogativos y exclamativos.

qué, quién/es, cuál/es, dónde, cuándo, cuánto, cómo

Señalan personas o cosas pero sin identificarlas, es decir, de manera general, vaga o imprecisa.

algún/a/o/os/as, ningún/a/o, todo/s, nada, nadie, algo, mucho/a/os/as, otro/a/os/as poco/a/os/as, cierto/a/os/as

 

Los pronombres relativos

Para reconocer el significado de un pronombre relativo dentro de una oración hay que reemplazarlo por el sustantivo al cual se refiere. Por ejemplo:

Martín arregló la computadora que funcionaba mal.

Como que es la computadora, se puede hacer el siguiente reemplazo:

La computadora funcionaba mal.

“Computadora” es el referente; “que” es el pronombre relativo”.

 

LOS PRONOMBRES Y LA COHESIÓN DEL TEXTO

Una de las propiedades del texto es la cohesión, lograda por medio de la relación de dependencia que se establece entre dos elementos que pertenecen a una misma o a distintas oraciones.

Los pronombres son muy importantes para la cohesión del texto: evitan que se repita algo o alguien que ya fue nombrado mediante un procedimiento llamado referencia, es decir, se llenan de significado porque se refieren a ese objeto o esa persona que fue nombrado anteriormente o será nombrado a continuación. Así se entretejen los significados del texto y se produce su cohesión.

Por ejemplo:

¿Te acuerdas de doña María? La vi esta mañana en la panadería.

El pronombre “la” se refiere a “doña María”, la reemplaza; “doña María” es el referente de “la”.

Los pronombres son palabras que nos permiten evitar la repetición de palabras dentro de un texto. La utilización de pronombres es un recurso para lograr la cohesión textual.

 

EJERCICIOS

Lea el siguiente texto. Haga una lista con los pronombres enfáticos y otra, con los pronombres relativos.

¡Qué espanto! Esa lluvia que nos dejó a todos húmedos durante días. ¿Quién se iba a imaginar semejante cosa? La casa que está del otro lado del horizonte huele a musgo. Doña Berta, quien siempre se da maña para todo, no sabe cómo sacar esa pelusa como de terciopelo verde, que tiene metida por toda la casa. Si hasta ella se llenó de musgo. ¿Qué es el musgo? ¿Cómo nace? ¿De dónde viene? ¿Quién lo compra o quién lo vende? ¡A quién le importa!

 

Ubique cada uno de los siguientes pronombres donde corresponde. Clasifíquelos.

 

mañana – cualquiera – ella – yo – eso – la – nos – poco – qué – aquí – yo – un – una – ese – se – este

 

________________ vendrá ________________ y ________________ esperaré ________________.

________________ conocimos ________________ tarde ________________, en ________________ bar de San Telmo: ________________ miraba en el vidrio y entonces pasé ________________.

________________ día hablamos ________________, por ________________ convinimos ________________ nuevo encuentro. ¡ ________________ larga es la espera! Es la chica ideal para la filmación del aviso publicitario de alimento para perros.

CADA UNO SABE DONDE LE APRIETA EL ZAPATO

Deja un comentario

clip_image002La expresión ha sido sacada de un simpático cuento castellano protagonizado por un cura y un zapatero. Este último, muy apesadumbrado, fue a visitar al párroco para contarle que quería separarse de su mujer. En un intento de disuadirlo, el cura comenzó a relatarle las cualidades de su esposa: "Es bella, es buena cocinera, es una cristiana modelo…" Entonces, el zapatero mostró sus zapatos al cura, y le dijo: ¿Qué le parece este par? El párroco respondió: "Me parecen unos hermosos zapatos, hechos con una piel muy buena y parecen cómodos". Y el artesano replicó: "Así es, padre, pero usted no puede saber dónde me aprietan". La frase ha quedado para ser utilizada cuando se descubre el punto débil de una persona, o algo que le molesta o duele sobremanera.

A RÍO REVUELTO, GANANCIA DE PESCADORES

Deja un comentario

clip_image002Cuando se viven momentos de inquietud y zozobra, siempre hay alguien que se beneficia. La expresión reproduce la situación real de los pescadores que, cuando comprueban que el agua produce movimientos bruscos, saben que se les facilitará la pesca.

MODOS Y TIEMPOS VERBALES

Deja un comentario

TIEMPOS VERBALES

 

TIEMPOS SIMPLES

TIEMPOS COMPUESTOS

 

 

 

MODO

INDICATIVO

 

Presente

(salto)

Pretérito perfecto compuesto

(he saltado)

Pretérito imperfecto

(saltaba)

Pretérito pluscuamperfecto

(había saltado)

Pretérito perfecto simple

(salté)

Pretérito anterior

(hube saltado)

Futuro

(saltaré)

Futuro perfecto

(habré saltado)

Condicional

(saltaría)

Condicional perfecto

(habría saltado)

 

MODO

SUBJUNTIVO

Presente

(salte)

Pretérito perfecto

(haya saltado)

Pretérito imperfecto

(saltara o saltase)

Pretérito pluscuamperfecto

(hubiera o hubiese saltado)

Futuro

(saltare)

Futuro perfecto

(hubiere saltado)

MODO

IMPERATIVO

Presente

(salta)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MODOS VERBALES

El modo del verbo informa de qué manera el hablante expresa la acción del verbo. Estos son:

 

Indicativo: expresa la acción como un hecho real y posible.

Subjuntivo: expresa la acción como deseo y posibilidad, y no como un hecho real.

Imperativo: expresa la acción en forma de ruego o mandato.

INDICATIVO

EJEMPLOS

Pasado

Presente

Futuro

Carlos trabajó en Ayty CRM.

Carlos trabaja en Ayty CRM.

Carlos trabajará en Ayty CRM.

SUBJUNTIVO

 

Pasado

Presente

Futuro (en desuso)

Que trabajaras bien esperaban todos.

Que trabajes bien esperan todos.

IMPERATIVO

 

Presente

¡A trabajar!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TIEMPOS VERBALES

Los tiempos verbales sitúan la acción del verbo en un tiempo determinado. Son:

 

PASADO

PRESENTE

FUTURO

Trabajé

Trabajo

Trabajaré

 

TIEMPOS SIMPLES Y COMPUESTOS

 

FORMAS VERBALES SIMPLES

FORMAS VERBALES COMPUESTAS

El verbo consta de una sola palabra.

El verbo consta de dos palabras.

Verbo haber + Participio del verbo que se va a conjugar.

En la soledad reflexioné sobre mi vida.

Ayer, en la soledad, he reflexionado sobre mi vida.


TIEMPOS PERFECTOS E IMPERFECTOS

 

TIEMPOS IMPERFECTOS

TIEMPOS PERFECTOS

Presentan la acción del verbo como no acabada o no se sabe si la acción terminó

Presentan la acción terminada.

Compraban boletos para el partido.

Compraron boletos para el partido.

 

TIEMPO VERBAL Y TIEMPO REAL

A veces se emplea el tiempo verbal con valor diferente al tiempo real.

 

PRESENTE CON VALOR DE PASADO

Se conoce también como presente histórico.

Se emplea para actualizar acciones del pasado.

La conquista de América se realiza en 1492.

PRESENTE CON VALOR DE FUTURO

Se emplea para referirse a acciones del tiempo futuro.

Tengo un examen la semana que viene.

PRESENTE CON VALOR HABITUAL

Se refiere a acciones que se repiten antes y después del momento en que se habla.

Sale a las 8 de la mañana todos los días.

PRESENTE CON VALOR INTEMPORAL

Se refiere a acciones que ocurren siempre.

El campo es apacible.

PRESENTE CON VALOR DE MANDATO

Se emplea para mandar o dar órdenes.

Siéntate y escucha.

 

LOS PRONOMBRES DE OBJETO INDIRECTO

Deja un comentario

Los pronombres del complemento de objeto indirecto son:

 

persona

singular

plural

Primera

me

nos

Segunda

te

os

Tercera

le

les

 

Ejemplos:

Ellos me escriben todas las Navidades.
¡Chico! ¡Te hablo a ti!
¿Le diste el regalo a tu padre?
Nuestros amigos nos escribieron desde las Canarias.
¿No os gustan las montañas?
Mañana les pagaré el dinero a Uds.

 

Igual que el pronombre de objeto directo, se coloca el pronombre de objeto indirecto antes de un verbo conjugado o mandato negativo y después del infinitivo, gerundio o mandato afirmativo.  El objeto indirecto siempre precede el objeto directo.

Ejemplos:

Se me olvida el número, ¿por qué no me lo escribes otra vez?
No aguanto las mentiras, no me las digas.
María José tiene el libro, creo que va a dármelo.
Ya pedí el reportaje, están trayéndonoslo ahora mismo.
He aquí los dulces, cómetelos!

 

La repetición del pronombre del objeto indirecto es necesaria a menos que ya se haya establecido alguna referencia.

Ejemplos:

Manuel les dará los caramelos a sus hermanos.
Está cantándole una canción a Lorena.
¡Dale el balón a Miguel!

 

El uso del pronombre de objeto indirecto es obligatorio para la 3ª persona, a menos que el objeto indirecto sea nombre propio.

Ejemplos:

Le entregué la composición al profesor.
Entregué la composición al Sr. Durán.

 

Los pronombres de objeto indirecto de la 3ª persona (le/les) cambian a ‘se’ cuando se usa en una frase con el pronombre de objeto directo de la 3ª persona (lo/los, la/las).

Ejemplos:

¿Le darán el regalo a Lucía?
¿Les venderán los libros a los turistas?
Voy a escribirle una carta a Francisco.
Voy a comprarles unos regalos a los niños.

¿Se lo darán?


¿Se los venderán?

Voy a escribírsela.

Voy a comprárselos.

 

Además de llevar el sentido de ¿a quién?, el pronombre de objeto indirecto también se usa para indicar ¿de quién? y ¿para quién?

Ejemplos:

Le robaron la bicicleta a mi hermano.
Le compró flores a su madre.

 

El pronombre impersonal y el pronombre de objeto indirecto forman el dativo de interés, o sea, el objeto indirecto tiene interés en la acción pero no está directamente envuelto en ella.

Ejemplos:

El perro se me murió.
Se le estropeó el coche a David.

 

La misma sintaxis se usa para disculparse de alguna acción o para indicar que ésta no fue intencional.

Ejemplos:

La taza se me cayó y se me rompió.
Las llaves se me perdieron.

 

Entradas más antiguas

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.305 seguidores

%d personas les gusta esto: