"A MEDIODÍA SALGO UN RATO Y COMO"

Cuando trates el tema de describir nuestro día a día, en niveles elementales, escribe en la pizarra la siguiente frase:

"A mediodía salgo un rato y como.", y pregunta a tus alumnos qué entienden con ella. La cara de asco que muchos ponen te dará una pista, y eso significará que han caído en la trampa que presentan estos dos falsos amigos juntos. Ellos habrán entendido que yo "le echo sal a un ratón y me lo como".

Cuando, después, les preguntemos dónde comen ellos, puede que alguien conteste que come "en el servicio" (traducción de ‘no serviço’, es decir, ‘en el trabajo’… según el estudiante). Yo les respondo sorprendida:

"¿Sí?, ¿y por qué comes en el baño?".

About these ads