Cuando yo ________________ (tener) tres años, mi madre ________________ (decidir) pintar mi habitación. Como era la costumbre entonces, ________________ (decidir) usar los colores azul claro y rosa. El día que ________________ (empezar) a pintar, yo la estuve mirando toda la mañana. Me ________________ (fascinar) ver cómo metía la brocha en ese líquido y luego, como por arte de magia, convertía la pared blanca en azul o rosa. Por la tarde, ella ________________ (decidir) descansar y yo aproveché para (echarse) ________________ en la cama para dormir la siesta. Pero yo no (tener) _______________ sueño. (Querer) ________________ usar un poco de esa magia que mi madre había usado por la mañana. (Poder) __________________ destapar las latas de pintura y en un dos por tres estaba pintando las paredes. Al principio todo me parecía maravilloso, pero de repente me (dar: yo) _________________ cuenta que (tener) _________________ pintura por todas partes. (Empezar) _________________a tener miedo y no (saber) _________________ qué hacer para remediar la situación. No sé si fue por frustración o por otro motivo, pero se me ocurrió vaciarme una de las latas en la cabeza. Y así lo (hacer) ________________. En ese momento (entrar) _________________ mi madre. ¡No se pueden imaginar los gritos! Me (coger) __________________ y me (meter) __________________ con la ropa puesta en el baño. (Estar) ________________tan preocupada por quitarme la pintura del pelo, de los ojos y de las orejas, que ni siquiera me (castigar) ________________. Pero hasta hoy en día, ¡odio los colores azul claro y rosa!

About these ads