Los verbos se pueden clasificar, en términos generales, a partir de los siguientes criterios: por su flexión o conjugación y por su significado.

 

Por su flexión los verbos pueden ser:

Regulares: son los verbos que al conjugarse no presentan variaciones en su raíz y siguen las desinencias del modelo al que pertenecer: amar, comer o vivir, estos tres verbos, debido a su comportamiento regular en todas sus formas de conjugación, se han considerad como modelos, correspondientes a las tres terminaciones del infinitivo ar-er-ir.

 

Irregulares: son los verbos que al flexionarse, presentan alteraciones en si raíz o en su terminación; por lo tanto, no se conjugan igual que los modelos amar, temer, partir. Ejemplo: el verbo ser: Soy seré sido es era éramos fui fuiste fuera

 

Defectivos: son los verbos que sólo se conjugan en algunas formas y carecen de otras. La mayoría de ellos sólo tienen la tercera persona, debido a su significado:

Concernir concierne conciernen

Acontecer acontece acontecen

 

Impersonales: son los verbos que sólo se conjugan en tercera persona del singular, en todos los tiempos, porque no tienen un sujeto determinado; aluden a fenómenos meteorológicos:

Llover: llueve mucho

Amanecer: amaneció nublado.

 

Por su significado los verbos se clasifican en:

Transitivos: son los verbos que dejan pasar la acción, y ésta recae sobre una persona u objeto. Esta persona u objeto es el Complemento Directo. Ejemplo: Juan ama la naturaleza

 

Para conocer si un verbo es transitivo hay que preguntarse qué o qué cosa es el objeto de la acción. AMAR es un verbo transitivo; en efecto, a la pregunta ¿qué se ama? se responde la naturaleza,

 

Intransitivos: los verbos intransitivos no necesitan de un Objeto Directo para completar la acción. Ejemplo: Carlos vive.

Muchos verbos se usan como transitivos o intransitivos según los casos: Ejemplos: Alejandro corre – Aquí sería intransitivo. No hay O.D.

Alejandro corre los cien metros lisos. En este caso sería transitivo pues lleva un O.D.

 

Copulativos: son los que unen al sujeto y el atributo de una oración. Los verbos copulativos son: ser, estar y parecer. Ejemplo: Consuelo es guapa. (El verbo es une el sujeto, Consuelo, con una característica de Consuelo, que es guapa)

La pelota está rota

Ignacio parece molesto.

 

Reflexivos: son los verbos que expresan una acción realizada por el sujeto, la cual recae sobre él mismo: exigen la presencia de los siguientes pronombres: me, te, se, nos.

Me baño con esencia de flores.

Se despertó temprano.

 

Recíprocos: se emplean para expresar una acción que realizan dos o más personas y cada una de ellas recibe el efecto de dicha acción, de ahí que se les considere como una variante de los verbos reflexivos. La ejecución de este tipo de acciones no puede realizarse nunca por un solo sujeto, siempre tiene que haber, por lo menos, dos. Por ello, las formas verbales que se usan son el plural:

Nos dijimos adiós.

Daniel y Lucia se admiraban mucho.

 

Auxiliares: son los verbos que participan en la formación de perífrasis y pierden, total o parcialmente, su significado: por lo general, es el verbo auxiliar el que se conjuga y acompaña el verbo principal: éste puede ser participio, gerundio o infinitivo, aunque en ocasiones, también puede estar conjugado:

Juan había prometido no volver a verla

Anda diciendo que estudiará matemática.

 

Los verbos auxiliares más frecuentes en español son: haber, ser, estar.

 

El verbo haber es el auxiliar que se usa más comúnmente, con él se forman los tiempos compuestos: hemos comido demasiado.

 

El verbo ser se usa como auxiliar en la formación de la voz pasiva: la casa fue vendida a buen precio.

 

El verbo estar puede utilizarse como auxiliar cuando va acompañado de un gerundio: está escondiéndose de mí.

About these ads